0

ESPECIAL | Venezuela, punto de encuentro entre demócratas y republicanos

El caso del país caribeño en crisis humanitaria ya dejó de tratarse de derechas e izquierdas
DISCURSO. La congresista Nancy Pelosi y el VP Mike Pence escuchan al presidente Donald Trump en el Estado de la Unión

DISCURSO. La congresista Nancy Pelosi y el VP Mike Pence escuchan al presidente Donald Trump en el Estado de la Unión

Desde el 23 de enero de 2019, con la juramentación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, la comunidad internacional se ha visto en la situación comprometedora de tomar una posición dentro de este escenario político.

El primer país en reconocerlo fue Estados Unidos, seguido por más de 50 países entre los que hay al menos 22 de América Latina y 28 de la Unión Europea. A pesar de la inmediata respuesta del país norteamericano, poco tardó esa decisión en impactar su política interior.

Para el momento, el partido Demócrata y el partido Republicano se encontraban lidiando con una creciente tensión política por el paro (cierre) de gobierno que se dio como consecuencia a la falta de consenso ante el muro que desea construir el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la frontera con México, y el cambio de administración en las Cámaras del Congreso.

Sin embargo, la decisión del mandatario estadounidense de reconocer a Guaidó ha generado un consenso poco habitual entre ambas toldas políticas, sobre todo en el Capitolio.

Esto ha sido relevante entre la polarización política, tomando en cuenta que el pasado 6 de noviembre se realizaron unas las elecciones legislativas en las que los demócratas retomaron el poder en la de la Cámara de Representantes y los republicanos mantuvieron la mayoría en el Senado, dejando el Congreso completamente dividido.

A los demócratas les costó dar el brazo a torcer

A pesar de que analistas e internacionalistas descartaron a inicios de año la posibilidad de que existieran cambios en la política exterior de Estados Unidos con respecto a la posición sobre Venezuela ante la nueva administración del Congreso, los demócratas mantuvieron hasta mediados de febrero una posición en la que se dificultaba el encuentro en esta coyuntura.

De hecho, la congresista Alexandria Ocasio-Cortez acusó a los Estados Unidos de usar "medios no democráticos" para determinar un liderazgo de Venezuela. Al igual que Bernie Sanders, que ha lanzado su candidatura para las presidenciales del 2020 por el partido demócrata, se ha negado a llamar “dictador” a Nicolás Maduro, a pesar de que considera que las últimas elecciones en Venezuela carecieron de fundamentos democráticos.

También, el pasado 7 de febrero, NBC informó que los republicanos y los demócratas no habían logrado pactar una resolución en apoyo a Guaidó por el veto demócrata al empleo de fuerzas militares en el país.

Por su parte, Trump y su gabinete han insistido en que “todas las opciones”, incluida la militar, “están sobre la mesa” en el caso Venezuela, pero la cadena aseguró que senadores y asesores explicaron que el apoyo a Guaidó tras un consenso, difícilmente se logrará por cierta exigencia de los demócratas que piden se prohíba el uso de fuerzas bélicas.

El medio agregó que el senador republicano Marco Rubio no estaría dispuesto a aceptar que se rechace una intervención militar pero el demócrata de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores del Senado, Bob Menéndez, sostiene que se evitaba la resolución para que no se usara de aval a una eventual invasión de Venezuela.

A pesar de esto, a inicios de febrero, el Partido Demócrata acusó al vicepresidente Mike Pence de convertir en un acto "partidista" las reuniones que ha mantenido con la comunidad venezolana al respecto.

En un comunicado, las congresistas demócratas del sur de Florida Donna Shalala, Debbie Wasserman Schultz y Debbie Mucarsel-Powell, denunciaron que Pence dio un tono “partidista” a estos encuentros al no invitarlas.

Los demócratas de Florida señalan que tanto en el Congreso Federal en Washington como en el de Florida, los legisladores de ambos partidos han trabajado en conjunto para lograr un Estatuto de Protección Temporal (TPS) para los venezolanos que llegan a EEUU.

"En una época en la que nuestros dos partidos raramente pueden ponerse de acuerdo en asuntos de solidaridad, este debería ser uno de los temas en los que sí es posible", señala el comunicado de las congresistas demócratas.

La posición ante la crisis de Venezuela ya es una política de Estado

Pocos días después, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, expresó su posición por primera vez sobre el reconocimiento Guaidó y esa misma semana siete congresistas estadounidenses de Florida y Puerto Rico presentaron ante la Cámara de Representantes una propuesta legislativa bipartidista para restringir "la exportación de artículos de defensa y material para controlar el crimen" a las fuerzas de seguridad Venezuela.

Además de Shalala, Wasserman Schultz y Mucarsel-Powel, la propuesta es apoyada por los también demócratas Darren Soto y Stephanie Murphy, al igual que los republicanos Díaz-Balart y Jennifer González Colón.

Tomando en cuenta que el caso Venezuela ha dejado de tratarse de derechas e izquierdas, los demócratas en el último mes están esforzándose de alguna forma por subirse al tren aumentando la presión para que el gobierno otorgue TPS a los venezolanos, como también han fortalecido lazos con líderes políticos venezolanos.

Inclusive, el representante (embajador) nombrado por Guaidó en Estados Unidos, Carlos Vecchio, sostuvo el sábado una reunión con personalidades del partido demócrata, entre ellos Wasserman Schultz, que dijo que para ella "Venezuela no es un asunto de política internacional: es un imperativo doméstico".

También estuvo Shalala, Bob Menéndez y el representante federal Albio Sires. Este revés vino casualmente con el pronunciamiento de Bill y Hillary Clinton, quienes pidieron a Maduro que ceda. Asimismo, Sanders, en conjunto con Kamala Harris prometieron otorgar el TPS a los venezolanos si llegan a la Casa Blanca en 2020.

Sin embargo, esta no es la primera vez que Venezuela logra unir a los demócratas y republicanos. En 2016, emitieron una resolución conjunta para expresar su profunda preocupación por la crisis política, económica, social y humanitaria que enfrenta el país caribeño.

Hasta el momento, ambos partidos instaron al régimen de Maduro a liberar inmediatamente a los presos políticos y a respetar la Constitución.



--