Quantcast
El Tiempo Latino
5:04 p.m. | 49° 3/24/2019

Bailarina salvadoreña se estrena como actriz y graba para nueva serie de Televisa


Fátima Molina también destaca en el programa de Unicable "Tinderella" el cual es conducido por el "Potro de Acapulco Shore" Luis Caballero.

X. Alfaro | ElSalvador.com | 3/7/2019, 9:40 a.m.
Bailarina salvadoreña se estrena como actriz y graba para nueva serie de Televisa
Fátima junto al actor mexicano Roberto Palazuelo en el set de “D Generaciones”. | Cortesía | ElSalvador.com

Fátima Molina es una bailarina salvadoreña que vive en México desde hace un año, y ahora ha incursionando en la actuación. Junto a reconocidos actores como Sebastián Rulli, Manuel Balvi, Renata Notni y Federico Ayos ha grabado para la nueva producción de Televisa “El Último Dragón“.

Molina, de 29 años, aparecerá en una escena de esta serie de ficción creada y dirigida por Arturo Pérez-Reverte, el mismo autor de “La Reina del Sur” y que será estrenada en junio de 2019 por el canal de Las Estrellas.

La salvadoreña grabó a inicios del año con Federico Ayos, nominado al Premio TVyNovelas al Mejor Actor Juvenil y al Mejor Actor Revelación en 2017. En la escena, Fátima es una cajera que realiza una transacción de miles de dólares provenientes del narcotráfico. Su cliente es el actor de 26 años.

“Tuve la oportunidad de grabar en México el mismo día que grababa Sebastián Rulli y otros actores muy reconocidos. De la producción me llamaron y me dijeron que estaban necesitando a una salvadoreña y que habían pensado en mi”, explica la talentosa chica que en 2018 también destacó como bailarina en el nuevo videoclip del exacadémico Carlos Rivera “Regrésame mi corazón”.

La joven llegó a México en mayo del año pasado con la finalidad de continuar preparándose como bailarina, formó parte de la compañía Bachata Team, en la actualidad baila con el campeón de salsa en el mundo Dioney Da Silva.

Molina también aparece en el programa de Unicable “Tinderella” el cual es conducido por el “Potro de Acapulco Shore” Luis Caballero.

Tres meses después de su llegada en el país azteca fue extra en algunos capítulos de “Alejandra Guzmán, la serie” cuyas grabaciones terminarán en septiembre de 2018. Otras series en las que también ha aparecido como extra son “La reina soy yo” y la serie de los guinistas Carlo Bernard y Doug Miro “Narcos: México“.

Fátima continúa con sus clases de reguetón pues asegura que esto le abre puertas para seguir trabajando con reconocidos artistas. Por ahora, una de sus metas es seguir incursionando en la actuación y aunque no planea quedarse a vivir por mucho tiempo en México, si anhela regresar a su país, establecer su propia compañía de baile para transmitir a los más jóvenes todo el talento adquirido.

“He cumplido muchas de las metas que traía, pero quiero regresar, trabajar en El Salvador y regresar con mi familia“, puntualiza.

Su trayectoria

A los 18 años inició su carrera como bailarina profesional, desde muy chica descubrió su amor por la música y la danza. Ser hija única le dio muchas oportunidades y aunque sus padre estaban separados, asegura que nunca le faltó amor, apoyo y comprensión.

En El Salvador, su primera escuela fue el grupo de danza “Crash” al que perteneció por más de 11 años, también formó parte de otros grupos musicales y videoclips. En el 2015 formó parte de los bailarines del programa “Más que baile” de Telecorporación Salvadoreña, entre otros.

Desde muy joven trataba de equilibrar su tiempo entre sus estudios y el baile, confiesa que no terminó su carrera universitaria pues el tiempo no le permitía hacer las dos cosas a la vez. Siguiendo los instintos de su corazón decidió dedicarse de lleno a lo que más le apasiona: la salsa, la bachata y el reguetón.

“Amo bailar desde siempre”, dijo en una entrevista a elsalvador.com en agosto pasado cuando la actuación apenas tocaba su puerta.

Ahora sus aspiraciones son más altas; su fuerza, la constancia y la pasión con la que se desenvuelve en el escenario le abren nuevas oportunidades las cuales asegura sabrá aprovechar para poner siempre en alto a su país y a su familia.

Por ElSalvador.com