0

¿Debe El Salvador invertir en educación?

-Con la información que tiene de El Salvador y con la experiencia del puesto que ocupa, ¿qué cree que nos está diciendo la niñez y juventud salvadoreña a toda una sociedad, incluidos los políticos?
SUGERENCIA. La funcionaria destacó los avances en legislación para la erradicación de la violencia, como por ejemplo las leyes de niñez y de prevención de la violencia contra la mujer.

SUGERENCIA. La funcionaria destacó los avances en legislación para la erradicación de la violencia, como por ejemplo las leyes de niñez y de prevención de la violencia contra la mujer.

Marta Santos Pais es la primera Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, sobre Violencia contra los Niños a partir de 2009. La jurista es defensora independiente de alto nivel que promueve la prevención y eliminación de todas las formas de violencia contra los niños en todos los entornos, incluidos en línea y fuera de línea, justicia, hogar, escuelas, instituciones, centros de detención, lugar de trabajo y en la comunidad.

Recientemente visitó El Salvador; ya antes lo hizo en 2013. La funcionaria destacó los avances en legislación para la erradicación de la violencia, como por ejemplo las leyes de niñez y de prevención de la violencia contra la mujer. Pero también resaltó los restos que hay para la erradicación de la violencia y la protección de una niñez que se siente atemorizada y que necesita ser escuchada.

-Con la información que tiene de El Salvador y con la experiencia del puesto que ocupa, ¿qué cree que nos está diciendo la niñez y juventud salvadoreña a toda una sociedad, incluidos los políticos?

Hay dos palabras que resaltan, casi siempre: miedo e inseguridad. Y me da mucha tristeza porque creo que la infancia se debe definir por alegría, sueño, ambición, juego. Es dramático que los niños sientan miedo en la comunidad donde viven, de esperar el bus, de ver la llegada de un pandillero, de ser golpeado en la familia, de no tener a nadie que escuche su experiencia de violencia o de inseguridad.

Cuando ganan el coraje para compartir esa tristeza profunda, que muchas veces tiene que ver con personas importantes para ellos, se dan cuenta que la gente no está preparados para escucharlos, dicen que es como si estuvieran intentando convencer a la pared, hay algo que nos separa”.

“Si no escuchamos a los niños van a seguir siendo proyectos de nuestra buena voluntad, caridad o aparente apoyo. Pero en realidad no los miramos como ciudadanos aliados de nuestra causa y perdemos una gran oportunidad de hacerlo”

-Usted habla de ese niño que no sentía “parte de” pero quizá se comienza a perder cuando, por ejemplo, la abuela que va a traer al niño a la escuela y tienen un espacio para la plática usa frases como “vos no podes pensar”, “vos no podes opinar”, “vos no podes decidir”. ¿Qué le diría usted a esa abuela?

El niño no tiene la experiencia de vida de una abuela, eso es claro, son distintas realidades. Pero los niños observan el mundo de la misma forma, sienten el dolor, la alegría, la expectativa, la frustración al igual que todos nosotros (adultos). Y saben identificar medidas que pueden ayudar a las soluciones, a prevenir violencia y a cambiar la violencia. Cuando se adoptó en 1924 la primera declaración sobre los derechos de la niñez en la Liga de las Naciones, eso era el principio fundamental, reconocer la autodeterminación y la opinión de los niños. Pero con la Convención, el llamado es para respetar esa opinión, eso significa escuchar, respetar al niño, darle oportunidad de crecer ganando autoestima y confianza. Y no esperar que llegue la edad adulta y ahí por magia decir ‘a partir de ahora puedes decir lo que piensa y a partir de ahora voy a respetar lo que piensas’.