0

Se agudiza escasez de medicamentos en hospitales públicos salvadoreños

En algunos centros médicos no hay ni aspirinas. La crisis también afecta la infraestructura hospitalaria y los equipos
SALUD. Así luce la sala en la que colocan yeso a pacientes del hospital de Usulután.

SALUD. Así luce la sala en la que colocan yeso a pacientes del hospital de Usulután.

Desde finales de marzo, en la unidad de salud de San Antonio Abad, en El Salvador, hay un tablero pegado con un papel con los nombres de los medicamentos agotados y los que están por agotarse. Al 29 de abril, el listado había cambiado, con menos insumos.

Esa imagen, desoladora y frustrante para quien urge de un medicamento, no solo corresponde a esa pequeña unidad de salud, si no a muchas más, incluidos grandes hospitales, que enfrentan esta difícil situación.

Pero conforme pasa el tiempo, la crisis se acentúa, según médicos consultados, quienes muestran su preocupación porque, según ellos, con lo que hay de abastecimientos, allá por junio o julio no habrá nada de medicinas que recetar y entregar a los pacientes.

A través de la oficina de prensa se gestionó una entrevista con la ministra o los viceministros del Ministerio de Salud para conocer la versión oficial sobre el desabastecimiento de medicinas y las condiciones de infraestructura en la red de hospitales públicos, así como de una supuesta destrucción de medicamentos en las bodegas de la colonia El Paraíso, de San Salvador. Al cierre de este reportaje, más de dos semanas después de gestionarla, no hubo respuesta.

Sobre la escasez de medicinas, funcionarios del Ministerio de Salud han dicho públicamente que esperan que en julio o agosto se comience a recibir las primeras entregas de los medicamentos licitados para este año.

No obstante, de acuerdo con fuentes médicas relacionadas con el proceso de compra, hay 46 medicamentos para los cuales se ha hecho nueva licitación, pues, la primera fue declarada desierta.

Entre esas medicinas están la inmunoglobulina antitetánica humana, el concentrado de complejo protrobinico humano, eritropoyetina beta, multivitaminas para adultos…

En el hospital Saldaña no hay aspirinas.

De acuerdo con documentos proporcionados por varios médicos, a finales de marzo de este año, solo el hospital nacional de San Bartolo contaba con un nivel de abastecimiento considerado como óptimo. Tenía el 95,91%. De su cuadro básico de medicamentos, solo le hacían falta 11.

El cuadro básico de medicamentos es la cantidad de medicinas indispensables en un centro hospitalario, de acuerdo con las necesidades de la población que atiende.

No obstante, el 5 de abril, el Ministerio de Salud emitió un comunicado en el que negaba que hubiese desabastecimientos en los hospitales públicos. En el mismo boletín, se invitaba a la población a continuar usando los servicios de salud y “a no dejarse sorprender por comentarios malintencionados”.

De acuerdo con un médico, consultor externo de abastecimiento hospitalarios, para que se considere que un hospital tiene un abastecimiento normal, lo mínimo que debe tener es un 90% de su cuadro básico; lo ideal es un 95% o 96%. Más de esa cantidad se considera un nivel óptimo.

El experto, que pidió no revelar su nombre, explica lo siguiente: que un hospital reporte que tiene cierto porcentaje de abastecimiento en medicamentos no significa que realmente tenga para hacerle frente a las necesidades de los usuarios. Puede ser que solo tenga una unidad de algunos medicamentos.