0

Trump se queda corto en cuanto a infraestructura tras prometer construir carreteras y puentes

Tras un fin de semana de vacaciones los norteamericanos se quejaron del mal estado de las vías
NACIONAL. Motociclistas pasan por la Casa Blanca mientras miles de motociclistas participan en el fin de semana anual del Día de los Caídos del Trueno Rodante 'Ride To The Wall', convergiendo en el Monumento a los Veteranos de Vietnam en Washington, DC.

NACIONAL. Motociclistas pasan por la Casa Blanca mientras miles de motociclistas participan en el fin de semana anual del Día de los Caídos del Trueno Rodante 'Ride To The Wall', convergiendo en el Monumento a los Veteranos de Vietnam en Washington, DC.

Los líderes empresariales y las comunidades de Estados Unidos están expresando su alarma por el amargo impasse partidario en Washington, el cual estaría paralizando los esfuerzos para renovar la deteriorada y anticuada infraestructura de la nación.

A medida que millones de estadounidenses salieron de paseo para el fin de semana por el Memorial Day, viajando a través de puentes y carreteras que se desmoronaban y a través de túneles que necesitaban reparaciones urgentes, la infraestructura obtuvo una calificación de D+ en el informe más reciente de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles (American Society of Civil Engineers).

Al mismo tiempo, el presidente Trump, que hizo campaña en 2016 pregonando sus habilidades como constructor y como negociador, ha sido incapaz de llegar a un acuerdo con el Congreso, lo que debilita aún más las esperanzas de los estadounidenses de que mejoren las carreteras, los puentes y los túneles.

Trump, quien ha dicho repetidamente que quiere mejorar la infraestructura del país, salió abruptamente de una reunión con los principales demócratas este miércoles y declaró que no habría ninguna “inversión” hasta que cesen las investigaciones del Congreso sobre sus finanzas personales y administración.

Por lo que los demócratas acusaron a Trump de ser incapaz de estar a la altura de las circunstancias y de la inteligencia política de los presidentes anteriores, cuyos nombres están asociados con los proyectos de infraestructura más ambiciosos en Estados Unidos.

El estancamiento partidista -ahora inmortalizado como una broma sobre la interminable “Semana de la Infraestructura” de la Casa Blanca- desmiente el creciente y costoso problema. La Sociedad Americana de Ingenieros Civiles, en su informe de 2017, estimó que sería necesario aumentar la financiación en 2 billones de dólares a lo largo de 10 años, para cubrir el déficit de infraestructura que sufre la nación.

A lo que el Director Ejecutivo de ASCE, Tom Smith declaró “Ya no podemos permitirnos el lujo de esperar. Nuestro problema de infraestructura no va a desaparecer y ciertamente no va a mejorar con el tiempo”.

Con información de The Washington Post