0

Demócratas toman control del congreso estadal de Virginia por primera vez en una generación

“¡Virginia es oficialmente azul!”, celebró el gobernador Ralph Northam
COMICIOS. Electores en Robious Elementary School en Midlothian, Virginia, el martes 5 de noviembre. | Foto: Matt McClain/The Washington Post.

COMICIOS. Electores en Robious Elementary School en Midlothian, Virginia, el martes 5 de noviembre. | Foto: Matt McClain/The Washington Post.

Los demócratas obtuvieron el control de ambas cámaras de la Asamblea General de Virginia el martes, aprovechando la fuerza en los suburbios para consolidar el poder por primera vez en una generación y dar una reprimenda al presidente Donald Trump.

Varios resultados aún estaban cerca después de que se cerraron las urnas, en las carreras legislativas de Virginia más caras y más vistas en años. Sin embargo, los demócratas volcaron al menos dos escaños en el Senado estatal y al menos cinco en la Cámara de Delegados para tomar mayorías en ambos.

Los funcionarios informaron una participación inusualmente alta en una elección que sirvió como salva de apertura en el enfrentamiento presidencial del próximo año, una prueba de desafío democrático y resolución republicana en la era de Trump.

El barrido completó una dramática conversión política, de rojo a azul, de un estado del sur cercano a Washington.

Los dos senadores de Virginia, la mayoría de su delegación en el Congreso y los tres funcionarios estatales son demócratas. El estado fue ganado por los demócratas en las últimas tres elecciones presidenciales. Los republicanos no han ganado un concurso estatal desde 2009.

El último republicano en la delegación de Virginia del Norte, Tim Hugo, perdió ante el demócrata Dan Helmer.

Las organizaciones demócratas nacionales y los grupos de interés, que promueven temas como el control de armas, los derechos de las mujeres y la energía limpia, cubrieron el estado con dinero, impulsando las carreras legislativas suburbanas al nivel de gasto de las elecciones al Congreso.

El resultado permite otro renacimiento notable: el del gobernador demócrata Ralph Northam, apenas nueve meses después de casi renunciar por un escándalo, está listo para ser uno de los gobernadores de Virginia más importantes en los últimos tiempos.

La nueva mayoría demócrata es más joven, más diversa y más liberal que los demócratas de Virginia del pasado. Northam se comprometió a trabajar con ellos para promulgar medidas de control de armas, los derechos LGBTQ y proteger y combatir el cambio climático.

“¡Virginia es oficialmente azul!”, Dijo Northam con vítores salvajes en una celebración con otros demócratas en Richmond.

Los republicanos, que cuando Trump fue electo tenía una mayoría aparentemente insuperable en la Cámara de Delegados, perdieron puntos de apoyo en varios distritos suburbanos. Lucharon por separarse del presidente y tomar posiciones moderadas sobre el control de armas y una expansión de Medicaid después de años de votar en contra de ellos en la Asamblea General.

“No solo están perdiendo a Virginia, están perdiendo a Estados Unidos”, dijo el exgobernador de Virginia, Terry McAuliffe (D), en un llamado a los republicanos fuera de sintonía con respecto a los problemas principales.

“Creo que Donald Trump fue humillado esta noche”, dijo a los periodistas. “Trump no estaba en la boleta este año. Sin embargo, sus políticas, su locura estaban en la boleta electoral y creo que energizó a los demócratas”.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Amplíe información aquí.