0

Seis atletas que volvieron del retiro

Varias leyendas destacan porque su vuelta fue triunfal
ANSIOSO. Floyd Mayweather Jr. volverá al ring en 2020 / EFE

ANSIOSO. Floyd Mayweather Jr. volverá al ring en 2020 / EFE

Decir adiós es una de las tareas más complicadas del ser humano. En el deporte no hay excepción, más cuando se es bueno en lo que hace. Muchos han sido los atletas que se han visto en la amarga acción de dar un paso al costado; sin embargo, el arrepentimiento toca la puerta y tiempo después vuelven a la disciplina que tanto les dio.

Aunque son incontables los ejemplos, varias leyendas destacan porque su vuelta fue triunfal, agrandando el hito de quienes estaban llamados a hacer lo mejor de lo mejor.

Floyd Mayweather Jr.

Un mensaje corto, pero contundente: “Saldré del retiro en 2020”. Apenas unas semanas separan del nuevo año y con él la vuelta del hombre de marca perfecta en el boxeo. El estadounidense, quien dejó la disciplina con una marca de 50-0, sostuvo un último encuentro oficial en 2017, un polémico careo en el que se midió al irlandés Conor McGregor, exluchador de la UFC.

Pero este es su segundo regreso. En 2007, decidió dar un paso al costado, algo que cumplió dos años solamente cuando volvió al cuadrilátero.

Su vuelta podría no ser sobre la lona sino en el octágono, pues confesó encontrarse negociando con Dana White, presidente de la UFC, para ponerle fecha y detalles al espectáculo del próximo año.

Michael Jordan

Para muchos, el mejor atleta de la historia. El basquetbolista estadounidense se fue de la NBA en 1994, en una mezcla de factores donde el más importante de todos fue el de jugar al béisbol. Su padre, quien había muerto recientemente, creía que su hijo tenía más talento en el deporte del bate y la pelota que en el de las canastas, así que esa fue una forma de homenajearlo.

En 1995 volvió por todo lo alto para comandar a los Bulls de Chicago a un histórico triple campeonato.

Su segundo retiro fue en 1999, el cual cumplió, al igual que el anterior, un año.

Michael Schumacher

El alemán es considerado por muchos el mejor piloto que alguna vez estuviera en la Fórmula Uno, la máxima categoría del automovilismo. Luego de finalizar una inmensa y exitosa relación con la escudería italiana Ferrari, decidió poner fin a su carrera en el año 2006; sin embargo, fue una pausa que lo llevó a reanudar las labores en 2010, cuando corrió para Mercedes.

Esa etapa fue poco llamativa, dando el adiós definitivo en 2013.

Desde hace un par de años lucha por su vida tras sufrir un accidente mientras esquiaba.

Pelé

El brasileño, una leyenda viviente del deporte y junto al argentino Diego Armando Maradona los dos más grandes exponentes en la historia del balompié, se retiró en 1972 vistiendo la camiseta del Santos, el equipo de sus amores.

Pero en 1974 regresó con el club de su país para salvarlos del descenso. Aunque en principio esa era su única intención, recibió una enorme oferta desde Estados Unidos para vestir los colores del New York Cosmos, organización con la que se vinculó hasta el año 1977.

Michael Phelps

La bala de Baltimore es el máximo ganador de medallas olímpicas, con 28, 23 de las cuales son de oro. En 2012, tras una actuación para el recuerdo en Londres, dijo que era tiempo de despedirse, tras tres ciclos olímpicos que comenzaron en Atenas 2004.

El arrepentimiento llegó en el año 2014, cuando enamoró a sus seguidores confirmando su vuelta a las piscinas. El equipo estadounidense de natación bien supo aprovecharlo, ganando con él cinco preseas doradas y una de plata en Río 2016, últimos Juegos Olímpicos del nadador.

Lance Armstrong

Amado y después odiado. La historia del ciclista estadounidense tiene dos partes. La primera, la del héroe americano que lo ganó todo en su disciplina, con el Tour de Francia, evento por excelencia del mundo de los pedales, como su cita consentida, uno de los torneos más difíciles de todo el deporte.

Luego, cuando se conoció y confirmó su dopaje, la leyenda de Armstrong acabó de la forma más gris posible.

Entre 2005 y 2009 estuvo fuera, un periodo en el que su grandeza fue más allá al vencer un cáncer testicular.

Actualmente, su legado es mínimo, así como el de muchos de sus colegas que lo acompañaron en la lamentable aventura de usar sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento.