0

34% de clientes bancarios prefiere los servicios digitales

Una encuesta de la empresa de software bancario Temenos detalló que la banca digital está tomando preferencia entre los salvadoreños a la hora de hacer sus transacciones.
TECNOLOGÍA. Foto de referencia de una mujer mientras usa su teléfono celular y una laptop

TECNOLOGÍA. Foto de referencia de una mujer mientras usa su teléfono celular y una laptop

El 34 % de los salvadoreños que tienen una cuenta bancaria en el país (30 % según datos del Banco Mundial) prefiere usar los canales digitales para realizar sus transacciones, según una reciente encuesta de la firma de software bancario Temenos AG, con sede en Ginebra.

Sin embargo un 44 % de los clientes aún prefiere hacer sus transacciones de forma personal en una sucursal de su banco de preferencia y otro 12.3 % prefiere hacer un depósito en la sucursal bancaria. Además, un 9.2 % prefiere mecanismos de pago alternativos como PayPal o Vermo.

De acuerdo con los datos de esta encuesta, estos números muestran la popularidad que está adquiriendo la banca digital en el país, pero a la vez demuestran el desafío que tienen las empresas bancarias por hacer llegar sus servicios a las personas que viven en zonas rurales o son de bajos ingresos, por medio de las facilidades que da la tecnología.

Enrique Ramos O’Reilly, director regional de América Latina y el Caribe de Temenos, cree que los salvadoreños están listos para la banca digital, ya que la digitalización se está extendiendo rápidamente en la sociedad y en la economía.

Y para muestra, un botón: según los datos del Banco Central de Reserva de El Salvador, a finales de 2017, las transferencias realizadas por la banca electrónica representaban más de $ 18.7 millones, lo que demuestra una comunidad bancaria móvil y en línea activa, con más de 780,515 usuarios.

Pero los retos para el sector financiero siguen siendo grandes pues de acuerdo con las conclusiones derivadas de la encuesta, el alto índice de preferencia por el dinero en efectivo podría estar ligado a la baja bancarización de la población, ya que de acuerdo con la base de datos Global Findex del Banco Mundial (BM), solo el 30.4% de los adultos salvadoreños posee un servicio bancario formal, lo que corresponde estrechamente con los hallazgos de Temenos (33.7%). “Esto significa que la mayoría de la población, aproximadamente el 70%, carece de acceso a productos o servicios financieros”, señala el documento.

Recientemente los 12 bancos representados en la Asociación Salvadoreña Bancaria (ABANSA) relanzaron el sistema de transferencias bancarias con el nombre UNI, como una muestra de la importancia que le han otorgado a las transacciones financieras a través de la tecnología.

“Para ABANSA y sus bancos miembros, la innovación la transformación digital, la modernización y la seguridad, son un pilar esencial en nuestra estrategia”, indicó el presidente de la asociación , Raúl Cardenal DeBayle.

Las ventajas de la plataforma digital

Las facilidades que da la banca digital son el gancho para que muchos salvadoreños prefieran esta alternativa antes que destinar tiempo para trasladarse a un banco.

Pero además, la encuesta de Temenos señala que el 39% de las personas encuestadas indicó que la característica más importante para ellos en cuanto a los servicios bancarios es la accesibilidad digital y la asistencia al cliente 24/7.

El autoservicio, donde los consumidores pueden realizar transacciones por sí mismos, brinda comodidad y ofrece seguridad, al tiempo que ofrece la ventaja de realizar transferencias bancarias, incluso a cuentas en otros países de América Central, sin necesidad de efectivo.

Además, el análisis de la encuesta señala que la tecnología aplicada para la inclusión financiera reduce costos y permite el alcance masivo de servicios financieros inclusivos.

Bancos se suman a la era digital

La encuesta hace mención del trabajo que está haciendo Banco Azul para ampliar sus servicios.

“Cuando iniciamos Banco Azul, buscamos la tecnología moderna de una compañía con presencia en otros países más desarrollados, tecnología que nos permitiera diseñar e introducir rápidamente productos específicos para los salvadoreños. Seleccionamos Temenos T24 Transact, porque consideramos que es el producto bancario central más completo, el cual nos permite brindar eficiencia en los costos y a la vez satisfacer las necesidades de un mercado en constante evolución”, dijo Óscar Armando Rodríguez, director ejecutivo de Banco Azul.

En los últimos años, Banco Azul ha aprovechado una nueva fuente de fondos para ofrecer a sus clientes y desarrollar estrategias para una nueva cultura digital en El Salvador.

Recientemente, el banco presentó su innovación digital MonedAzul, una herramienta que, a través de la banca en línea desde cualquier dispositivo, permite a sus clientes realizar pagos y transferencias de dinero a terceros sin cargos.

“El propósito de un banco no es solo salvaguardar el dinero, sino también asesorar y dar respuestas a sus clientes sobre cómo alcanzar sus objetivos de vida, tales como realizar ahorros, comprar una casa, pagar por estudios, o para manejo de casos de emergencia.

Además está Banco Scotiabank cuyo crecimiento en transacciones digitales ha pasado de un 15% a un 58% en los últimos años.

Karla Prunera, subgerente de Canales Alternos, de Promerica también indicó hace unas semanas que “en el banco, más de un 40% de las transacciones bancarias de sus clientes se realizan a través de los canales electrónicos”.

Banco Agrícola, Banco Cuscatlán y Banco de América Central también están apostándole a mejorar sus servicios digitales con el fin de atraer más clientes y fidelizar los que ya tienen.

A nivel global la revista estadounidense Forbes realizó un estudio que concluyó que en los Estados Unidos el 40 % de los usuarios no ha visitado una oficina bancaria en los últimos seis meses y que se ha reducido a la mitad la cantidad de oficinas bancarias físicas en el país norteamericano.

Un factor clave que ha incidido en el auge de las operaciones electrónicas es la seguridad y un cambio en la cultura de cómo el usuario percibe realizar operaciones en un canal “no tradicional”.

Sin embargo, esa misma seguridad también aleja a muchos de estos servicios pues se revelan datos como el que América Latina registró 677 millones de ataques informáticos en 2017, un 59 % más que en 2016.

Esto preocupa a los usuarios respecto al uso de sus datos personales así como el manejo de sus fondos en plataformas que pudieran ser vulneradas.

Por ElSalvador.com