0

Los Nacionales comienzan a alinear sus estrellas

La larga pausa antes de iniciar la Serie Mundial ha permitido al manager Davey Martínez reformular sus planes y el orden de sus abridores para el Clásico Otoñal
DESTACADO. El derecho es uno de los brazos más dominantes de las mayores.

DESTACADO. El derecho es uno de los brazos más dominantes de las mayores.

La larga pausa entre la fiesta victoriosa por la conquista del banderín de la Liga Nacional y el inicio de la Serie Mundial le permite al manager Davey Martínez alinear a sus estrellas, darle nuevo orden a su rotación de abridores y planificar cómo emplear la que, sin duda, ha sido el arma más poderosa de los Nats.

Max Scherzer y Stephen Strasburg comenzarán los juegos del martes y el miércoles, ante los campeones de la Liga Americana. Y era de esperarse.

Se trata de los dos mejores hombres en un cuarteto que ha mostrado gran eficiencia durante la buena racha de Washington este año, que comenzó a finales de mayo y todavía sigue.

Scherzer y Strasburg estarían disponibles para iniciar el quinto y el sexto encuentros. Pero ojo, que Martínez ha lanzado una advertencia: es tiempo de administrar brazos y trazar el mapa que permita recorrer con éxito no solamente los primeros desafíos, sino la vía completa, incluyendo eventualmente un séptimo duelo.

El zurdo Patrick Corbin queda ahora para el tercer cotejo, que será el primero en DC. El venezolano Aníbal Sánchez pasa a ser el número cuatro, después de ser el número uno en la Serie de Campeonato.

Martínez piensa dar uso a Corbin como relevista en los primeros dos choques, de ser necesario. Es una fórmula que funcionó ante los Cerveceros y luego frente a los Cardenales. Ante las dificultades del bullpen intermedio, lado flaco de los Nacionales, es menester echar mano a uno de los ases, para convertirles en puente hasta el momento en que puedan venir los apagafuegos más eficaces.

Si eso pasa, Sánchez podría tomar la pelota en la tercera jornada, dándole a su compañero el tiempo necesario de recuperación, moviéndole para el cuarto día. Luego regresaría la caballería, con Scherzer y Strasburg.

Ese es el plan, por ahora. Los Nats siguen a la espera, mientras ajustan sus piezas y alinean sus estrellas.