0

Todos aplauden a Juan Soto, el líder juvenil de los Nats

El héroe ofensivo en el primer encuentro de la Serie Mundial recibe elogios de compañeros y rivales, especialmente por la madurez que muestra en el home en momentos de alta presión
Juan Soto no muestra miedo ni siquiera cuando enfrenta a los mejores lanzadores del beisbol / EFE

Juan Soto no muestra miedo ni siquiera cuando enfrenta a los mejores lanzadores del beisbol / EFE

El dominicano Juan Soto camina entre leyendas, a pesar de tener 20 años de nacido. Y lo hace en el mejor momento para los Nacionales, en plena Serie Mundial.

El héroe del primer encuentro del duelo otoñal ante los Astros consiguió con sus batazos algo que apenas había sucedido una vez en la historia de las Grandes Ligas. No es fácil batear como él a esa edad, mucho menos en una instancia de tanta presión, y hoy todos le cubren de elogios, con sobrada razón.

“Tiene ese factor equis que no se puede describir”, admitió el manager rival, A.J. Hinch, en su rueda de prensa posterior al duelo, que Washington ganó a Houston 5 carreras por 4 en el Minute Maid Park, este martes. Tiene el toque. Posee manos rápidas. No tiene miedo”.

Soto disparó un jonrón, un doble y empujó tres carreras ante Gerrit Cole, uno de los principales ases del beisbol, que estaba imbatido desde mayo y tenía 0.40 de efectividad en esta postemporada.

Una sola vez en la historia ha ocurrido que un toletero menor que el quisqueyano ha dado un vuelacercas e impulsado tres rayitas en un encuentro del Clásico de Otoño. Pasó en 1996, con el curazoleño Andruw Jones, quien entonces contaba con 19 años y 180 días de nacido. El cuarto bate de los Nats lo hizo con 20 y 362.

Otros nombres legendarios quedaron por detrás del líder juvenil de los capitalinos en esa lista. Mickey Mantle lo hizo con 21 años y 341 días de edad. Jimmy Foxx contaba 21 y 352.

Lo más notable con Soto es el modo en que maneja la presión, siendo tan mozo.

“Todo el equipo hizo un gran trabajo”, declaró en rueda de prensa, dando el crédito del triunfo a “los lanzadores, los receptores bloqueando la bola, todo el mundo corriendo entre las bases. Es algo increíble. Me siento muy contento de lo que hicimos como equipo. Y personalmente, también”.

Cole toca las 100 millas por hora con la recta y tiene quebrados cargados de veneno. Pero Soto improvisó un plan para vencerlo, gracias a su casi inexplicable sangre fría

“Se le veía en la cara que estaba bien confiado de que me iba a agarrar con la recta en el turno del jonrón”, explicó el caribeño. “Traté de mantenerme bajito, corto, ir hacia la bola, darle para adelante. Luego (al inning siguiente) empezó a tirarme rompientes, me los enseñó varias veces, se los vi bien y pensé en buscarle uno arriba, para tratar de mandarlo al otro lado del terreno”.

Y así pasó. Así dio los dos extrabases que marcarían la diferencia.

“Su madurez lo hace sentir como si tuviera mucho tiempo en las Grandes Ligas”, exclamó el venezolano Asdrúbal Cabrera, uno de sus compañeros. “Viene todos los días a trabajar duro, pero es su madurez lo que lo hace tan especial”.

Soto tiene claro lo que está pasando con él. Los medios de comunicación se lo recuerdan todo el tiempo y él maneja la prensa con la misma seguridad con que busca su pitcheo en el plato.

“Me siento bien contento con todos los comentarios que hacen, pero nunca me pongo más alto de la cuenta”, advirtió. “Trato de mantenerme siempre al mismo nivel, viniendo a trabajar cada día, buscando divertirme”.

Miguel Cabrera es el único toletero que ha sido alineado a menor edad como cuarto bate de un equipo en Serie Mundial. Es otra muestra de la grandeza deportiva del joven quisqueyano.

“Me siento muy contento de estar en listas así, con peloteros que han tenido carreras excelentes”, respondió al ser interrogado sobre haber emulado a Jones y al astro venezolano. “La forma de jugar de Cabrera me inspira a seguir jugando así”.

Él, a su vez, inspira a los Nats, que ahora tienen la ventaja de campo, al habérsela arrebatado a los Astros.