0

Perú: A un paso de renovar la política quiera o no el Congreso

La sociedad civil en el país se ha mantenido en las calles avalando la propuesta del presidente Martín Vizcarra, la cual busca limpiar el Poder Ejecutivo y el Legislativo
POLÍTICA.El presidente de Perú, Martín Vizcarra, ha sostenido conversaciones con el presidente del Congreso, Pedro Olaechea para buscar una solución a la crisis política / Crédito: Presidencia de Perú

POLÍTICA.El presidente de Perú, Martín Vizcarra, ha sostenido conversaciones con el presidente del Congreso, Pedro Olaechea para buscar una solución a la crisis política / Crédito: Presidencia de Perú

Todo comenzó el pasado 28 de julio cuando el presidente de Perú, Martín Vizcarra, propuso ante el congreso, de mayoría fujimorista, recortar el período presidencial y el legislativo a través de un adelanto de elecciones generales a celebrarse en abril de 2020 y no de 2021, como lo establece la Constitución nacional.

Vizcarra sostuvo ese 28 de julio que la población no se siente identificada por quienes están en el poder por lo que llevó una alternativa ante los 130 legisladores. “Propongo ante este parlamento una salida a la crisis institucional y presento una reforma constitucional de adelantar las elecciones generales para el año 2020; la voz del pueblo tiene que ser escuchada y por ello, esta reforma deberá ser ratificada mediante un referéndum consultivo”, sostuvo el mandatario en medio de gritos y un mínimo de aplausos.

Los escándalos internos de corrupción y externos, como el caso Odebrecht, han generado decepción y desinterés en el peruano, por lo que para el presidente Vizcarra es necesario priorizar el país antes de los intereses personales. “Recuperemos la confianza en la gente y demostremos que estamos unidos en la lucha contra la corrupción”, exclamó.

Para el analista político Miguel Antezana, la crisis política en Perú se ha incrementado de tal manera que ha llevado a un enfrentamiento constante entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, lo que ha tenido consecuencias en el sector económico. El experto consideró que desde el año 2016 ha crecido el ensañamiento de parte de los diputados para evitar que el Presidente pueda aplicar medidas al país, lo que toma mayor peso con el pasar del tiempo porque el Congreso es de mayoría fujimorista.

Borrón y cuenta nueva

Un nuevo proceso electoral que renueve las caras de los políticos en el país podría estabilizar el desinterés peruano hacia quienes están en el poder. Concretar unos comicios en 2020 y no en 2021, sería un reinicio en la política y más cuando según la reforma constitucional del año 2018 los actuales congresistas no se pueden reelegir; habrá 130 nuevas caras que podrían motivar a la sociedad a ser más activa políticamente.

“Esto sería una válvula de escape para que se normalice el escenario político, no borrará la corrupción, ni los malos políticos, pero sería positivo”, sostuvo el también economista Miguel Antezana.

El borrón y cuenta nueva no significa para el experto que los políticos mejoren acciones, sino cambiarlos a todos. “Hay que elegir a políticos que se dediquen verdaderamente al Congreso; es una necesidad que existan nuevas alternativas de organizaciones políticas”.

PROPUESTA. El mandatario peruano alega que deben atender los reclamos de la sociedad que exige cambios / Crédito: Mauricio Dueñas Castañeda - EFE

Crédito: Mauricio Dueñas Castañeda - EFE

PROPUESTA. El mandatario peruano alega que deben atender los reclamos de la sociedad que exige cambios / Crédito: Mauricio Dueñas Castañeda - EFE

Carta bajo la manga

Aunque el Congreso intenta dilatar la propuesta de elecciones generales en el año 2020, el presidente Martín Vizcarra tiene una alternativa que pudiera usar, de acuerdo a la propia Constitución de Perú. La Cuestión de confianza es un mecanismo que le da la facultad al Ejecutivo, de disolver el parlamento si este niega en dos oportunidades la aprobación de proyectos políticos. A través de este mecanismo, el Poder Ejecutivo solicita respaldo político para implementar políticas de Estado, que se concreta con el voto a favor de la mitad más uno del número legal de congresistas.

El presidente del Consejo de Ministros es el encargado de plantear la Cuestión de Confianza ante el Pleno del Parlamento a nombre del Consejo de Ministros. Si la confianza le es rehusada, se produce la crisis total del gabinete, según el artículo 133 de la Constitución.

El artículo 134 de la Constitución peruana señala que si se censura o se niega el voto de confianza a dos gabinetes de un mismo Gobierno, el presidente de la República queda facultado para disolver el Congreso. El decreto de disolución contiene la convocatoria a elecciones para un nuevo Congreso y dichos comicios deben realizarse dentro de los cuatro meses de la fecha de disolución, sin que pueda alterarse el sistema electoral preexistente. Ahora, hay algo que el tiempo puede cobrarle a Vizcarra y es que el parlamento no puede ser disuelto en su último año de ejercicio, por lo que el arma de Cuestión de confianza, solo puede aplicarse hasta julio de 2020.

Exigencia en la calle

Bajo la consigna “que se vayan todos”, miles de peruanos se han apostado en las calles exigiendo adelanto de elecciones, tal como lo propuso el presidente Vizcarra. Constantemente exigen el cierre del Congreso, dominado con mayoría por el fujimorismo, principal fuerza de la oposición.

Aunque la movilización fue convocada por organizaciones sociales participaron algunas formaciones políticas e incluso algunos congresistas que están a favor del adelanto electoral como algunos integrantes del bloque de izquierdas Nuevo Perú.

Venezuela en lo interno

De acuerdo a la Superintendencia Nacional de Migraciones, unos 800 mil venezolanos han llegado a Perú huyendo de la dictadura de Nicolás Maduro envuelta en corrupción, hiperinflación, escasez y delincuencia. Esto ha generado un problema para el país por lo que el Gobierno ha endurecido su política migratoria.

Luis Fernando Nunes, politólogo e internacionalista, sostuvo que la población venezolana tendrá un factor determinante en el proceso electoral. “Ojalá los candidatos propongan sacar de Lima a 80% de esa población migrante y llevarla a otras ciudades donde puedan ser más útiles”.

Nunes argumentó que Perú tiene déficit de personal médico así como de otras áreas en distintas zonas del país, a las que pudieran ser enviados.

Estas próximas elecciones están envueltas en un clima de tensión, por lo que según el internacionalista, los políticos deben marcar una línea muy alta de la lucha contra la corrupción y plantearse metas en educación, salud, seguridad y generación de empleos. La renovación de la política peruana pende de un hilo… y de la Cuestión de Confianza.