0

Comienza la NBA: los candidatos al MVP

James, Antetokounmpo, Doncic, Curry y Durant son los nombres que suenan para el galardón
LÍDER. LeBron James guió a los Lakers a su décima séptima corona/EFE

LÍDER. LeBron James guió a los Lakers a su décima séptima corona/EFE

Este 22 de diciembre sube el telón de una nueva temporada en la NBA. Desde el plano colectivo favoritos hay, y muchos, pero en lo individual un puñado de piezas parece destacar por encima del resto en una lucha clara: ser el Jugador Más Valioso de la campaña.

LeBron James

Para el alero será su décima octava campaña en la liga; sin embargo, el tiempo no dispone de él. James y el baloncesto representan una historia de romance que se ha solidificado con el pasar de los años, alimentando esa conversación, en gran parte subjetiva, que lo pone en un lugar especial entre los mejores atletas en la historia de la disciplina.

Su más reciente logro se concretó hace un par de meses, cuando comandó a los Lakers de Los Ángeles a su décimo séptimo título luego de dejar en el camino al sorpresivo Heat de Miami en la instancia final. En un año golpeado por la pandemia del COVID-19 y la pausa forzada que casi todas las disciplinas tomaron, en la burbuja de Orlando los californianos fueron reyes.

Pese a contar en la 2019-2020 con el talentoso interno Anthony Davis, James promedió 25.3 puntos por choque, 10.2 asistencias (tope personal) y 7.8 rebotes.

Giannis Antetokounmpo

En las dos últimas temporadas no ha habido jugador más destacado que el griego. La figura de los Bucks de Milwaukee tiene un claro objetivo entre ceja y ceja: ser campeón de la NBA. Mientras ese camino al tan ansiado título sigue siendo parte de su día a día, Antetokounmpo ha sido reconocido Jugador Más Valioso de la liga tanto en la zafra 2018-2019 como en la 2019-2020. En esta última se debe sumar otro galardón de enorme talla que obtuvo, el del Jugador Defensivo del Año.

En una actualidad marcada por los tiradores y hombres grandes que se adaptaron al tiro desde el perímetro, un europeo interno se luce como el tipo más dominante de los dos pasados calendarios.

Esta semana, Antetokounmpo firmó una extensión de contrato con lso de Wisconsin por otros cinco años y $228 millones, el acuerdo más jugoso en la historia de toda la NBA, un premio merecido para todo el talento que acumula.

Luka Doncic

Lo del esloveno es cada vez más electrizante. Destacado con el Real Madrid, luego de crecer en territorio español, le tocó pisar fuerte en la NBA, donde dejó claro que no era un tipo más del montón; todo lo contrario, en solo dos año se ha ganado los elogios no solo de los seguidores de su conjunto, los Mavericks de Dallas, dentro de la liga, oponentes se han rendido a su juego.

En Texas tienen la esperanza de que sea él quien guíe a la franquicia a su segundo título; no obstante, el reto de Doncic y los suyos es enorme dentro de la Conferencia del Oeste. Desde el plano individual, el base promedió 28.8 tantos el año pasado, con 9.4 rebotes y 8.8 asistencias por encuentro.

Su crecimiento es una constante, por lo que no sorprendería que para la zafra que recién comenzó se acerque y supere promedios de triple-doble al culminar la ronda regular.

Stephen Curry

La pasada zafra fue para el olvido en Golden State; sin embargo, en el entorno de los Warriors hay aires renovados. Pese a la mala noticia de no contar en todo el calendario con Klay Thompson, saber que Stephen Curry se encuentra completamente sano es toda una bendición.

El único MVP unánime en la historia de la NBA volvió fuerte a la duela y eso hace temblar a quienes deban defenderlo.

Para muchos, el piloto es el mejor tirador en la historia de la liga, pues sus triples, sin importar la distancia, son cada vez más certeros. Ahora, sin Thompson, tendrá que cargar encima a un cuadro con piezas jóvenes que se plantea volver al que hasta hace poco era el sitio habitual de los de Oakland en la liga: las finales.

Kevin Durant

Si Kevin Durant está en perfecto estado físico, no se le puede sacar de la narrativa. El año pasado, el alero no jugó siquiera un minuto mientras se recuperaba de una lesión que sufrió cuando era pieza de los Warriors, por lo que en su nueva franquicia, los Nets de Brooklyn, decidieron cuidarlo y llevar su situación con enorme calma.

Ya vio acción en la pretemporada y dejó clara su intención de volver a dominar el tabloncillo. Con él, Brooklyn es serio candidato en la Conferencia del Este y será en esa nueva aventura por la zona donde deberá mostrar sus cartas y seguir siendo ese hombre difícil de marcar que encuentra una ventana para tirar desde donde se le antoje.



--