0

Madonna no quiere que el príncipe Harry y Meghan Markle vivan en Canadá

Madonna quiere tener al príncipe Harry y a su esposa, la duquesa de Sussex, Meghan Markle, como inquilinos de su apartamento en el Upper West Side de Nueva York
La reina del pop envió un mensaje a la pareja a través de un video en sus redes sociales en el que les sugiere que no se muden definitivamente a Canadá

La reina del pop envió un mensaje a la pareja a través de un video en sus redes sociales en el que les sugiere que no se muden definitivamente a Canadá

El pasado martes, Madonna, la reina del pop, publicó un video en su cuenta en la red social Instagram, en el que sugiere a la pareja real que no se mude a Canadá.

Madonna quiere tener al príncipe Harry y a su esposa, la duquesa de Sussex, Meghan Markle, como inquilinos de su apartamento en el Upper West Side de Nueva York.

La reina del pop envió un mensaje a la pareja a través de un video en sus redes sociales en el que les sugiere que no se muden definitivamente a Canadá, porque lo considera algo aburrido y les propone que se establezcan en la ciudad de los rascacielos, Nueva York.

La diva del pop, se encuentra en medio de su exitosa gira Madame X que precisamente presenta del 5 al 16 de febrero en Londres.

La diva publicó las imágenes en las que se dirige a Enrique y Meghan mientras se maquilla frente a un espejo sobre su propiedad.

La cantante les explicó a la pareja que su apartamento cuenta con dos dormitorios, un balcón y una vista espectacular de Manhattan.

Para ella, el palacio de Buckingham no tiene nada que hacer frente al Central Park West.

La oferta de Madonna surge luego de que Enrique y Meghan, que era actriz antes de casarse con el príncipe, se retiraran de sus funciones de la Casa Real británica y tuvieran que dejar el título de alteza real.

La pareja eligió Canadá para comenzar una nueva etapa en sus vidas junto a su hijo Archie, de ocho meses de edad.

Aunque la pareja no ha anunciado en qué lugar de Canadá establecerán su residencia, Henry y Meghan pasaron seis semanas durante la época navideña en una mansión de la isla de Vancouver antes de regresar al Reino Unido para comunicar sus planes a la reina Isabel de Inglaterra.