0

3 caras nuevas de Washington para conocer bien en el Spring Training

El prospecto Carter Kieboom, el veterano Starlin Castro y el relevista Will Harris pueden convertirse en protagonistas importantes de los Nats en la temporada que está por empezar
El manager Dave Martínez da la bienvenida a sus jugadores en West Palm Beach / Foto Prensa Nats

El manager Dave Martínez da la bienvenida a sus jugadores en West Palm Beach / Foto Prensa Nats

La primavera es época de renacimiento, el momento en que la madre naturaleza vuelve a empezar. Y eso, en el beisbol, cobra mayor sentido, con la apertura de los campos de entrenamiento en las Grandes Ligas.

En este tiempo de reinicio, hay caras nuevas que observar, jugadores recién llegados a quienes se debe seguir de cerca, porque de lo que hagan podría depender el resultado final del torneo. Y eso, en el caso de los Nacionales, significa nada menos que la revalidación del campeonato.

En Washington hay tres recién llegados calzan ese perfil. Uno es joven y apenas se mostró en 2019. Otro es veterano y llegó como agente libre. El tercero es un relevista de perfil discreto para el gran público, pero que está llamado a cumplir un rol vital.

Carter Kieboom, la estrella en ascenso. El prospecto número uno de los Nats es un infielder que batea con algo de poder, cuyo temple quiere probar el manager Dave Martínez.

Kieboom tiene 22 años de edad y apenas cuatro campañas de experiencia en las Ligas Menores. Fue la primera firma de los capitalinos en el draft colegial de 2016. De acuerdo con el ranking de MLB Pipeline, en el sitio MLB.com, ocupa el puesto 21 entre todos los talentos emergentes en las granjas beisboleras. En DC esperan que sea la estrella de la próxima generación.

Tiene con qué serlo. A pesar de defender el short y la segunda base, posiciones donde no se consiguen grandes cosechas ofensivas, tiene buenos promedios de .287/.378/.469 entre todas las categorías por las que pasó, con .847 de OPS y topes de 31 dobletes en 2018 y 16 jonrones tanto en esa zafra como en la siguiente.

Las proyecciones, conforme sume madurez, experiencia y fortaleza física, le ponen en un escenario donde algún día podría largar 30 vuelacercas anuales en la Gran Carpa.

Le fue muy bien en Triple A. Allí ligó para .303/.409/.493, con .902 de OPS, aunque la Liga de la Costa de Pacífico puede ser engañosa, pues es tormento para los lanzadores.

Martínez quiere probarle en la antesala y ver si puede florecer allí en esta primavera. Si resulta, podría usar al venezolano Asdrúbal Cabrera como utility y no limitarlo a la esquina caliente.

Starlin Castro, el versátil recién firmado. El infielder dominicano tiene 10 justas de experiencia en las Grandes Ligas, tiene buenas manos, es rápido y choca bien la bola.

En principio se especuló con la posibilidad de que se adueñara de la tercera base, con Howie Kendrick para la intermedia. Pero a Martínez le gusta que Kendrick sea su súper utility. Que cubra distintas posiciones del cuadro y el outfield.

Castro sabe batear. Tiene topes personales de 207 hits (en 2011), 25 bases estafadas (2012, aunque ya no sale mucho al robo) y 22 jonrones (en 2019), ha ligado tres veces sobre .300 y en cinco ocasiones ha superado los 30 tubeyes, con cuatro llamados al Juego de Estrellas.

No son los numeritos de Anthony Rendon, ciertamente. Pero Rendón no defendía el segundo saco.

Will Harris, el relevista en la trastienda. Los Nacionales ganaron la Serie Mundial a pesar de contar con un bullpen muy limitado. Harris llegó como una respuesta a eso.

El derecho es conocido por Washington, pues fue parte de los Astros en el pasado Clásico de Otoño. Tiene ocho temporadas en las Mayores, con un promedio de más de un ponche por inning, con buen control y 2.84 de efectividad, incluyendo 1.50 en 2019.

Harris compartirá con Sean Doolittle y Daniel Hudson en los episodios finales. Al menos en teoría, el relevo de cierre se ve mucho mejor ahora que en octubre pasado.



--