0

Tensa protesta en el Capitolio de Virginia

Los preparativos para la concentración del pasado lunes habían despertado temores ante un posible estallido de violencia en Richmond

Miles de personas, en su mayoría hombres, protestaron este lunes en los alrededores del Capitolio estatal de Richmond, en Virginia, en respuesta a las restricciones a posesión y porte de armas que los legisladores demócratas quieren imponer en el estado.

Aunque muchos de los participantes acudieron armados, no se registró ningún incidente durante la concentración en las inmediaciones del Capitolio.

Por primera vez en un cuarto de siglo, los demócratas controlan ambas cámaras tras su victoria electoral en el noviembre pasado.

Los legisladores progresistas, junto al también gobernador demócrata Raph Northam, prometieron sacar adelante leyes estatales para un mayor control de las armas de fuego, situación que ha generado la convocatoria de este lunes para manifestar en contra de estas solicitudes.

Durante la semana pasada, Northam declaró estado de emergencia para prohibir temporalmente que la gente llevara y utilizara armas dentro del recinto del Capitolio, en respuesta a la planeada manifestación, convocada por la Liga de Defensa de Ciudadanos de Virginia.

Durante la concentración, varios políticos, expertos conservadores y defensores de las armas ofrecieron discursos en contra de las leyes antiarmamento y los demócratas.

Uno de los participantes activos fue Dick Heller, un guardia de seguridad al que le fue denegada su solicitud para tener un arma en su casa y presentó una demanda contra la ciudad de Washington D.C., sobre cuyo caso falló el Tribunal Supremo en 2008 a favor de su tenencia.

La Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que data de 1791, consagra el derecho a la posesión de armas.

En su discurso, Heller hizo referencia al movimiento que busca convertir Virginia en un santuario de armas para declarar localidades y condados como santuarios de la Segunda Enmienda donde no sea aplicada ninguna medida para su control.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprovechó la convocatoria del lunes para arremeter contra los demócratas.

Los preparativos para la concentración del pasado lunes habían despertado temores ante un posible estallido de violencia en Richmond, similar al ocurrido en agosto del 2017 en Charlottesville, donde un neonazi atropelló y mató a una persona durante las protestas que estallaron por la decisión de la Alcaldía de retirar una estatua en memoria de la Confederación.

El Congreso del país lleva más de dos décadas sin aprobar una ley que limite significativamente la posesión de armas, debido a la influencia de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA).

La concentración a favor de las armas en Richmond coincidió este lunes con la festividad en Estados Unidos del Día de Martin Luther King Jr., en la que se conmemora el nacimiento del reverendo y activista pro derechos civiles.