0

Acusan a hombre de quemar el césped de adolescente que organizó protestas antirracistas

Brown puso una cruz en el jardín delantero de la casa del adolescente y le prendió fuego
DETENCIÓN. Foto de referencia de unas esposas de la policía

DETENCIÓN. Foto de referencia de unas esposas de la policía

En Virginia, un hombre enfrenta cargos luego de que fiscales lo acusaran de incendiar el jardín delantero de la casa de un adolescente afroamericano que organizaba protestas antirracistas.

El presunto culpable, James Brown, también sería responsable de mentir a agentes federales y cometer delitos de odio basados en la raza de su víctima, según detalló la oficina del fiscal Thomas Cullen.

Brown, de 40 años de edad, fue investigado luego de que el 14 de junio fuera incendiado el césped de hogar ubicado en Marion, localidad ubicada en la frontera con Carolina del Norte y Tennessee.

Cullen, por su parte, indicó que toda intimidación racista debe ser castigada.

En un comunicado, el abogado señaló que "el acto aterrador interfirió con el derecho federalmente protegido de la víctima a una vivienda justa". En su comunicado, el especialista agregó que “los actos de violencia, amenazas y otras formas de intimidación provocadas por cuestiones raciales son crímenes federales graves”. Asimismo, prometió seguir trabajando “en estrecha colaboración con el FBI para responsabilizar a los delincuentes”.

Según testigos, Brown puso una cruz en el jardín delantero de la casa del adolescente y le prendió fuego.

Un día atrás, el joven había organizado una protesta en la localidad.

Un oficial de la policía ayudó a apagar el fuego, según una declaración jurada.

Una vez fue interrogado, Brown negó haber estado involucrado en la situación; sin embargo, testigos informaron que el hombre admitió haber cometido el delito.

Las protestas antiracistas en Estados Unidos se hicieron masivas luego del asesinato de George Floyd, afroamericano de 46 años de edad, el pasado 25 de mayo a manos de un agente de la policía de Minneapolis.

Pese a que el uniformado, Derek Chauvin, estaba ejecutando la aprehensión luego de atender la denuncia de que Floyd había pagado con un billete falso en una tienda, el uso desmedido de la fuerza terminó siendo el centro de atención en el hecho.

Durante más de ocho minutos, Chauvin apoyó su rodilla sobre el cuello de Floyd, quien decía que no podía respirar. Testigos grabaron la situación y pidieron al agente quitar su peso del detenido, pero no hizo caso.



--