0

COLOMBIA: La cuarentena de los que no tienen techo

Qué ha dicho el gobierno colombiano frente a la problemática, y cómo se ha desarrollado el día a día de todos aquellos que no tienen un techo para la cuarentena en la capital de Colombia.
A pesar de que se han destinado varios recursos a la pandemia del covid-19, la respuesta del gobierno colombiano frente a la situación de los habitantes de calle ha sido casi nula.  FOTO: Francisco Franco

A pesar de que se han destinado varios recursos a la pandemia del covid-19, la respuesta del gobierno colombiano frente a la situación de los habitantes de calle ha sido casi nula. FOTO: Francisco Franco FOTO: Francisco Franco

El 20 de marzo inició la cuarentena obligatoria en la ciudad de Bogotá, cuatro días después se extendió a todo el país. La situación de los habitantes de la calle y muchos inmigrantes venezolanos que viven del trabajo informal quedó en el limbo de la pandemia del covid-19.

Las estrategias que utilizó el gobierno nacional y local, frente a la problemática, se desarrollaron, aunque solo para mil 850 habitantes de calle hubo atención y pedagogía frente a la pandemia, no se ha logrado encontrar una solución para las más de 9 mil personas que viven en condición de calle y sin ningún sustento fijo. | Francisco Franco - Especial para El Tiempo Latino

Las estrategias que utilizó el gobierno nacional y local, frente a la problemática, se desarrollaron, aunque solo para mil 850 habitantes de calle hubo atención y pedagogía frente a la pandemia, no se ha logrado encontrar una solución para las más de 9 mil personas que viven en condición de calle y sin ningún sustento fijo. | Francisco Franco - Especial para El Tiempo Latino

FOTO: Francisco Franco

FOTO: Francisco Franco

FOTO: Francisco Franco

FOTO: Francisco Franco

Las estrategias que utilizó el gobierno nacional y local, frente a la problemática, se desarrollaron, aunque solo para mil 850 habitantes de calle hubo atención y pedagogía frente a la pandemia, no se ha logrado encontrar una solución para las más de 9 mil personas que viven en condición de calle y sin ningún sustento fijo.

La situación para los inmigrantes venezolanos ha sido igual de incierta: más de 1 millón de venezolanos radican en la capital colombiana y antes de la pandemia muchos vivían del trabajo informal actividad con la que lograban conseguir lo suficiente para vivir día a día. Con la llegada del covid-19 y la cuarentena obligatoria, varios se han visto en la necesidad de buscar alguna forma de sustento y al no encontrarla, familias enteras decidieron devolverse a su país de origen, otros que no contemplan esa opción, han decidido instalarse en las calles y esperar lo mejor.

Este es el caso de Edwin, tiene 28 años, y su situación es la de muchos venezolanos que no encuentran otra salida. Él vive de la solidaridad de personas que le dan comida, ropa y cobijas, se convirtió en habitante de calle, ya que lo sacaron de la pieza en donde vivía, por no pagar a tiempo; el venezolano confiesa que duerme donde puede y que no es el único que pasa por la situación, pues varias familias han decidido dirigirse a las calles de Bogotá, buscando alguna ayuda.

A pesar de que se han destinado varios recursos a la pandemia del covid-19, la respuesta del gobierno colombiano frente a la situación de los habitantes de calle ha sido casi nula. Se han expedido lineamientos de acción para controlar la situación, pero en la práctica el actuar de las autoridades no ha sido suficiente, las recomendaciones del Ministerio de Salud no son acordes a la condición en la que se encuentran estas personas, además, las calles de Bogotá se llenan más y más de personas que no encuentra soluciones, que son expulsados de los lugares donde habitan, y que finalmente deben vivir una cuarentena sin techo sobre sus cabezas.

Las campañas de apoyo han aumentado en gran medida, y la solidaridad de los colombianos ha relucido en estas épocas, la situación en general de los habitantes de calle continúa siendo precaria, y en esta pandemia del covid-19 se ha vuelto imposible de sostener. Pasan los días y sigue sin haber una solución.