0

¿Hay un fármaco de uso veterinario que impide propagar el coronavirus?

El estudio usó técnicas computacionales para predecir si el fármaco 6.466, que está autorizado y tiene uso tanto humano como veterinario puede evitar que responda la enzima M-pro
ANÁLISIS. El estudio indica que ambos compuestos pueden ser utilizados como punto de partida para utilizar derivados aún más potentes.

ANÁLISIS. El estudio indica que ambos compuestos pueden ser utilizados como punto de partida para utilizar derivados aún más potentes. Pixabay

Mientras se encuentra la vacuna para el coronavirus y frenar la expansión se hacen múltiples investigaciones entre ellos una investigación de Quimioinformática y Nutrición de la URV para determinar si hay algún medicamento autorizado que pueda funcionar.

Recientemente un estudio de la Universidad Roviri y Virgili de Tarragona ha demostrado que un antiinflamatorio de uso veterinario y otro de uso humano cumple con la función de impedir que la enzima se replique. Se ha considerado como una esperanza porque los resultados han sido validados por la iniciativa Covid Moonshot, quienes han hecho estudias in vitro y han evaluado su bioactividad, siendo publicados en la revista International Journal of Molecur Sciences.

Leer más: Especial | Teletrabajo: Un campo de retos y oportunidades pos pandemia

El estudio usó técnicas computacionales para predecir si el fármaco 6.466, que está autorizado y tiene uso tanto humano como veterinario puede impedir que se replique la enzima M-pro.

La conclusión es que el celecoxib y carprofen, un antiinflamatorio, inhibe una enzima clave en la transcripción del virus responsable del COVID -19.

La enzima es la responsable de cortar dos polipéptidos, un tipo de moléculas producidas por el propio virus, y generar toda una serie de proteínas que son esenciales para su reproducción.

Algunos de los ensayos que coordina la Organización Mundial de la Salud (OMS) contra la pandemia del COVID-19 también tienen como objetivo inhibir la M-pro utilizando dos antirretrovirales como son el lopinavir y el ritonavir, que son fármacos diseñados inicialmente para tratar el VIH.

Puede interesarte: Abuelita de 103 años vence al coronavirus

Los datos indican que siete de estos 6.466 fármacos pueden inhibir la M-pro, por tanto, la replicación del virus. Los resultados con estas siete moléculas se ha compartido con la iniciativa internacional Covid Moonshot que ha seleccionado dos de estas siete (carprofen y celecoxib) para comprobar in vitro su capacidad para inhibir la proteasa principal del virus, el M-pro.

Los resultados obtenidos muestran como una concentración de 50 µM (micromol-litro) de celecoxib o de carprofen, ambas moléculas son capaces de inhibir la actividad in vitro de la M-pro (con una inhibición del 11.9% por el celecoxib y del 4.0% por carprofen).

Sin embargo, no se trata de inhibidores muy potentes, pero el estudio indica que ambos compuestos pueden ser utilizados como punto de partida para diseñar derivados aún más potentes.

El trabajo es el primero que se publica a nivel mundial sobre reposicionamiento de fármacos como inhibidores de la M-pro del SARS-CoV-2 en que las predicciones computacionales son corroboradas experimentalmente. Se espera que las 5 moléculas restantes sean seleccionadas próximamente por la iniciativa Covid Moonshot para comprobar también su bioactividad.



--