0

Opinión | Mostrarse vulnerable no es una debilidad

OPINIÓN | "La vulnerabilidad es una forma de comunicar al equipo que no nos sentimos bien, pero que vamos a superarlo con su ayuda", señaló Estrella Flores-Carretero. | Foto: Pixabay.

OPINIÓN | "La vulnerabilidad es una forma de comunicar al equipo que no nos sentimos bien, pero que vamos a superarlo con su ayuda", señaló Estrella Flores-Carretero. | Foto: Pixabay.

FUTURO. Estrella Flores-Carretero es escritora, psicóloga clínica y docente.

Cortesía

FUTURO. Estrella Flores-Carretero es escritora, psicóloga clínica y docente.

El liderazgo agresivo, en el que las personas aparentan caminar con decisión hacia su meta sin mirar a los lados, ha pasado a la historia. Hoy sabemos que cuando los líderes demuestran su vulnerabilidad, cohesionan a los equipos y todos salen ganando.

Mostrarse vulnerable no significa ir llorando a los demás ni compartir un exceso de información personal sobre los miedos y malestares de cada uno. Significa reconocer los errores y comunicar las emociones negativas que nos invaden tras un fracaso, o las incertidumbres ante los nuevos desafíos para llegar a la meta; es revelar al otro que todos somos humanos y sentimos lo mismo.

Pero, aunque todos tengamos emociones iguales, unos están bien entrenados para manejarlas y otros necesitan aprender a gestionar la frustración, la rabia, el miedo, la tristeza… para que no se conviertan en situaciones dañinas, duraderas e incapacitantes.

La vulnerabilidad es una forma de comunicar al equipo que no nos sentimos bien, pero que vamos a superarlo con su ayuda. Para que este escenario en el que se exponen las emociones se convierta en un beneficio y no un perjuicio es importante:

Crear un ambiente de seguridad psicológica. No es posible mostrarse vulnerable si previamente no se permite a los demás que se expresen libremente y comuniquen sus equivocaciones sin temor a las represalias, a la reprobación o al ridículo. Los líderes saben que los errores pueden convertirse en oportunidades para aprender.

Compartir aspectos personales. No somos unos en casa y otros en el trabajo. O no deberíamos serlo. Nuestra forma de ser es una y, salvando las distintas situaciones y la lógica privacidad de la esfera íntima, no hay por qué ocultar sentimientos y emociones en la empresa, ni fingir ser alguien distinto de quien en realidad se es.

Cuando las personas comentan sus anécdotas familiares y comparten las inquietudes de sus hijos, sus padres o sus parejas, están abriendo una vía de comunicación recíproca que fortalece los lazos de empatía y comprensión mutua.

Cuidar el ámbito digital. Descubrir la vulnerabilidad debe ser una actitud en todos los canales, y no solo en la confidencialidad de un despacho, también en una reunión por Zoom o por cualquier otro medio de reunión telemática con el equipo. De este modo, se obtiene apoyo, unidad, comprensión y también deja claro que estaremos dispuestos a brindar lo mismo cuando sea necesario y por el medio que sea.

Ser humilde. Esta actitud implica escuchar y aceptar las críticas. No hundirse ante ellas, sino valorar las opiniones de los demás con el fin de mejorar. Apoyar a los demás no significa que uno no necesite apoyo; por eso, aprender a expresar los propios sentimientos logrará crear un clima de confianza que refuerce la unidad del equipo.

Mostrar vulnerabilidad es ser valientes, tener el coraje de decirles a los demás que no lo controlamos todo, que queremos seguir guiándolos, pero que no podemos hacerlo sin su apoyo. Freud decía que de «de nuestras vulnerabilidades vienen nuestras fortalezas». Y yo así lo creo.

www.ieie.eu



--