COMPARTE

Monterrey – Médicos custodiados por policías armados marcharon el sábado 20 de octubre en silencio por las principales calles de Monterrey, en el norte de México, para protestar contra la inseguridad de la cual en los últimos meses han sido víctimas.

En un acto sin precedentes en los últimos años en la capital de norteño estado de Nuevo León, la tercera mayor ciudad del país, se reunieron alrededor de cien doctores vestidos con batas blancas y cubre bocas, de diversos hospitales y centros de salud de la metrópoli.

Los galenos, con la cara tapada, se congregaron en la céntrica plaza Colegio Civil desde donde marcharon a la Explanada de Los Héroes, localizada frente al palacio de Gobierno siendo resguardados en todo momento por policías de Fuerza Civil de Nuevo León que portaban armas largas.

También escoltó al contingente, cuyos integrantes no quisieron identificarse, personal de la policía de vialidad y tránsito de Monterrey.

Los manifestantes decidieron no dar declaraciones a los medios de comunicación ya que, señalaron, se trataba de una marcha en silencio y con la intención de mantener sus identidades en el anonimato para evitar posibles represalias.

Ayer el Colegio de Médicos Cirujanos de Nuevo León y su Consejo Consultivo publicaron en un medio local un mensaje descalificando la labor del Gobierno estatal encabezado por el gobernador Rodrigo Medina, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ante la rampante inseguridad.

Frente al palacio de gobierno estatal uno de los doctores exigió en nombre de todos a las autoridades la paz y el esclarecimiento de los casos de injusticias relacionadas con la violencia en esta zona de México.

“¡Que nos tienen que escuchar, que pedimos que haya una paz para todo el pueblo de Nuevo León, no sólo para la comunidad médica! Pedimos por nuestras familias y que se esclarezcan a la brevedad todos los casos de injusticia”, señaló el galeno, quien como los demás no se identificó.

Los ataques al gremio médico se han incrementado en el 2012 y los mismos abarcan desde delitos como los asaltos hasta amenazas de muerte, robo de vehículos, y secuestros, según ha declarado Jorge Luis Hinojosa, el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nuevo León.

Este directivo de la Sanidad Pública ha manifestado en varias entrevistas que en lo que va del año se tienen registrados entre 50 y 60 casos de robo de vehículo o secuestro entre integrantes del servicio sanitario.

Tan sólo la delegación del IMSS en el estado cuenta con 3.500 médicos a su servicio y 5.000 enfermeras.

Las autoridades han detectado que los problemas de inseguridad se ven con mayor frecuencia en determinadas zonas de la ciudad en donde hay hospitales y edificios que albergan consultorios médicos aunque también entre personal de salud en las zonas rurales del estado.

Ante esta situación las autoridades estatales declararon que la Procuraduría de Justicia ya está atendiendo las denuncias de ese sector mediante reuniones con el Colegio de Médicos y representantes sanitarios.

Finalmente algunos médicos de Nuevo León han manifestado bajo condición de anonimato haber sido víctimas de secuestros por parte de miembros del crimen organizado para obligarles a atender a sus integrantes que resultan heridos en enfrentamientos.

La población de Nuevo León ha sido en los últimos años una de tantas víctima de la violencia atribuida a grupos criminales dedicadas a secuestrar, asaltar, extorsionar y asesinar en México a personas de toda clase y nivel económico, en ocasiones sin atender a particulares circunstancias socioeconómicas.

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS