COMPARTE

El astro argentino Lionel Messi no pudo resistir la tentación de responder a una tripleta de Cristiano Ronaldo al marcar cuatro dianas propias en la goleada 5-1 que el líder Barcelona le propinó el domingo 27 al Osasuna en la liga española por la 21ra fecha.

A primera hora de la jornada, Cristiano marcó tres goles en diez minutos en la paliza del Real Madrid ante Getafe por 4-0.

La lluvia de goles de ambos astros sirvió para calentar un poco más el inminente cruce Barsa-Madrid, el miércoles en casa de los segundos por el partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey.

El Barsa lidera la liga con 58 puntos y una cómoda renta de 11 sobre el Atlético de Madrid, que perdió 3-0 al cierre de la tanda dominical en cancha del Athletic de Bilbao, víctima de los tantos de Mikel San José a los 50 minutos, Markel Susaeta (77) y Oscar De Marcos (84).

Rebajada la disputa del campeonato por parte madridista, los 21 goles de Cristiano amenazaban la condición de máximo cañonero de Messi al mediodía, pero “La Pulga” puso las cosas en su lugar con sus cuatro tantos a Osasuna, el último ocupante de la zona de descenso, mejorando su cuenta a 33 redes.

“Es posible que Cristiano le motive, pero Messi no necesita a Cristiano. Tiene una hambre desmesurada”, opinó Jordi Roura, técnico del Barsa en ausencia de Tito Vilanova por tratamiento médico.

Messi anotó a los 11, 28, 56, y 58 minutos para acumular 11 fechas seguidas con gol, nuevo récord de la historia de la liga, mientras que Pedro Rodríguez (40) y Raúl Loé (24) completaron el marcador.

“Se quedaron con diez y se puso más fácil”, dijo Messi sobre la goleada. “Ahora toca el clásico, que es un partido aparte. La baja de Iker Casillas es importantísima para el Madrid, pero debemos pensar en nosotros mismos”.

El tanto inicial de Sergio Ramos a los 53 minutos facilitó la segunda tripleta en liga de Cristiano, que marcó a los 62, 65 y 72 minutos.

En Barcelona, una apurada salida del arquero Andrés Fernández dejó un balón a pies de Xavi Hernández, quien avistó el arribo de Messi por el centro y habilitó al argentino, infalible en su anuncio de otra gran noche ante su hinchada.

La falta de tensión defensiva castigó momentáneamente al Barsa con el empate, al enganchar Loé un balón al borde del área y batir con un tiro envenenado a Víctor Valdés. Pero a los pocos instantes una mano aparentemente involuntaria de Alejandro Arribas en el área osasunista cambió el guión, pues el árbitro expulsó al central por doble tarjeta amarilla y señaló penal, convertido plácidamente por Messi.

Buscando el tercero, el argentino cabeceó al poste un centro de Dani Alves, que insistió con un servicio inmejorable a Rodríguez para noquear definitivamente a Osasuna, al que se le eternizó una segunda parte en que Messi, insaciable, sumó el cuarto y el quinto con la destacada colaboración de David Villa.

Privado del concurso del lesionado Casillas en el arco, el timonel José Mourinho reservó también a titulares habituales de cara al cruce con el Barsa, y el Madrid acusó la falta de rodaje de algunos futbolistas de inicio.

El mejor del Getafe fue el arquero Miguel Moyá, invicto en la primera mitad pero noqueado en el arranque de la segunda, cuando fue molestado por Ricardo Carvalho en un tiro de esquina y extravió un balón en beneficio de Ramos, vivo en el remate a la red.

Con viento a favor, el Madrid recurrió a su arma predilecta y amplió en un contragolpe conducido por Oezil y finalizado en remate cruzado por Cristiano.

El Getafe quedó tocado, y el alemán ingenió el tercero con una apertura para el argentino Angel Di María, cuyo centro picó de cabeza Cristiano. Otro argentino, Gonzalo Higuaín, quiso sumarse al festín, pero se topó con las manos de Moyá y vio cómo Cristiano engordaba su cuenta desde el punto de penal, tras caída en el área de Modric.

“Luego del 2-0 intentamos remontar, pero son el mejor equipo del mundo al contraataque y nos descompusimos”, analizó el técnico visitante, Luis García, cuyo equipo se ubica 11ro.

Carvalho reconoció que “todos echamos de menos a Casillas, pero debemos apoyarnos los unos a los otros para estar más fuertes de cara a la copa”.

El Atlético pagó cara su desidia defensiva en un tiro de esquina que San José, libre de marca, cabeceó para el 1-0 favorable al Athletic. En un choque brusco e intenso, Marcelo Bielsa le ganó la partida a Diego Simeone en el duelo entre técnicos argentinos, después que los “leones” martillearan al cuadro visitante con dos contragolpes de libro.

“El Athletic hizo un gran encuentro y ganó justamente”, reconoció Simeone, mientras Bielsa consideró que “le pusimos atención y tensión. Cuando logremos una cierta continuidad en los resultados, podremos hablar de mejora”.

Pese a la expulsión del argentino Martin Demichelis, el Málaga se impuso a domicilio al Mallorca por 3-2 gracias a goles de su compatriota Javier Saviola (10), Isco Alarcón (16) y Nacho Monreal (62), y retomó la cuarta plaza de Liga de Campeones. Además, el timonel chileno Manuel Pellegrini celebró el estreno en liga del defensor uruguayo Diego Lugano. Los locales recortaron dos veces por vía de Víctor Casadesús (27) y el mexicano Giovani Dos Santos (70) en espectacular tiro libre directo.

“Estamos en Champions tras un desgate emocional y físico en la copa contra el Barsa”, se congratuló Pellegrini.

Previamente, el Rayo Vallecano se acercó al Betis en la zona europea al imponerse por 3-0 al conjunto verdiblanco. Francisco Medina “Piti” abrió la cuenta de penal a los cuatro minutos, Andrija Delibasic (64) puso el segundo y José Carlos Fernández (82), el tercero.

COMPARTE