Miguel Guilarte/ETL

Jóvenes peruanos que visitaron el domingo 9 de marzo de 2014 el Espejo de Agua y las estatuas históricas en los alrededores del Congreso de Estados Unidos en Washington, DC.

Por muchos años, los monumentos a los ex presidentes George Washington, Abraham Lincoln, Thomas Jefferson y Franklin D. Roosevelt han estado entre los lugares icónicos en el National Mall.

Pero si se quiere conocer más de la historia de este país y aprovechar mejor una visita a la capital, el Congreso y sus alrededores son una excelente opción.

En el frente oeste del Congreso, en el Círculo de la Paz, hay tres monumentos que son valiosos para profundizar en la historia.

Quizás el más vistoso por su tamaño y color verde es el Memorial Ulysses S. Grant, quien fue un militar y presidente de los Estados Unidos entre 1869 y 1877.

Grant (1822–1885) fue el décimo octavo presidente del país y logró fama internacional al liderar la Unión en la Guerra Civil Estadounidense.

Tras ser comandante en jefe y secretario de defensa, obtuvo la nominación del partido republicano, gracias a su ala más radical, para las elecciones presidenciales de 1868. Ganó la presidencia con 46 años y se convirtió en el presidente más joven del país.

Reelegido en 1872, su segundo mandato vino marcado por altas cotas de impopularidad, debido a los múltiples casos de corrupción en que su gabinete y su propia familia se vieron implicados.

Tras su presidencia dio la vuelta al mundo y, años después, perdió frente a James Abram Garfield (antiguo subordinado suyo de tiempos de guerra) la nominación republicana a la presidencia.

Y es precisamente una estatua de James Garfield la que acompaña a la de Grant muy de cerca en las inmediaciones del Capitolio.

Garfield (1831-1881) fue el vigésimo presidente del país y se convirtió en el segundo presidente que murió asesinado, después de Lincoln. Su presidencia fue la segunda más corta en la historia ya que su asesinato interrumpió su mandato tras sólo seis meses y quince días en el cargo.

El 2 de julio de 1881, en la estación de tren de Washington, el abogado Charles Jules Guiteau, disparó contra el presidente dos balas que no llegaron a herir ningún órgano vital.

Herido, Garfield permaneció acostado en la Casa Blanca durante 70 días. Los médicos, con el pretexto de encontrar una de las balas fueron transformando una herida de unos milímetros en una herida grave. Alexander Graham Bell intentó sin éxito encontrar la bala con un detector de metales que había improvisado él mismo para la ocasión, pero la cama donde estaba recostado era de metal y eso imposibilitó el hallazgo. El 6 de septiembre Garfield fue llevado a la costa de Nueva Jersey. Por unos días parecía haberse recuperado, pero el 19 del mismo mes falleció por culpa de la infección y de la hemorragia interna que le causaron los médicos.

La trilogía de estatuas frente al Capitolio se completa con el Monumento a la Paz, también conocido como el Monumento Naval o Monumento a los Marinos de la Guerra Civil Estadounidense.

Es una estatua en mármol blanco de 44 pies (13,4 metros) de altura que fue levantado entre 1877 y 1878 para honrar a los marinos caídos en el mar durante la Guerra Civil.

ÚLTIMAS NOTICIAS