El presidente Barack Obama anunció el jueves una nueva serie sanciones económicas a 20 personas dentro y fuera del gobierno ruso, así como a un banco ruso, en un intento por incrementar la presión sobre Rusia.

Al advertir sobre nuevas represalias por las acciones del Kremlin en Ucrania, Obama anunció la firma de una orden ejecutiva que permitiría a Estados Unidos sancionar a sectores cruciales de la economía rusa.

El presidente dijo que las sanciones fueron resultado de “elecciones que ha tomado el gobierno ruso, elecciones que han sido rechazadas por la comunidad internacional”.

Las penas anunciadas el jueves siguen a una primera ola de sanciones aplicadas a 11 individuos que, según Estados Unidos, participaron de la disputa en Ucrania. Rusia desplazó fuerzas armadas al interior de la península de Crimea hace tres semanas y desde entonces anexó ese territorio de importancia estratégica.

Washington declaró que la incursión rusa en Crimea violaba el derecho internacional y no reconoció su anexión de la península.