Las formaciones rocosas de Luray Caverns datan de millones de años atrás y fueron descubiertas en 1878.



Escarlet Silva para ETL

Las formaciones rocosas de Luray Caverns datan de millones de años atrás y fueron descubiertas en 1878.

Son simplemente maravillas de la naturaleza tan espectaculares que al entrar a ellas se descubre un mundo subterráneo, totalmente desconocido para muchos y fascinante para otros.

Son las cavernas de Luray Caverns localizadas al oeste de Harrisonburg, Virginia, que atraen anualmente a medio millón de visitantes.

Comenzaron a formarse en estas montañas desde hace unos 4 millones de años y fueron descubiertas en 1878 por un fotógrafo explorador. Están situadas en el Valle de Shenandoah, justo al este de la Cordillera de Allegheny de las Appalachian Mountains.

Cave Hill, 927 pies (283 m) sobre el nivel del mar, había sido durante mucho tiempo un objeto de interés local a causa de sus hoyos y depresiones o hundimientos ovalados (conocidas como karst) a través de uno de los cuales los descubridores de Luray Caverns entraron.

El sistema de cavernas subterráneas está adornado con espeleotemas (columnas, barro, estalactitas, estalagmitas, formaciones rocosas prehistóricas y espejos de agua.

Las cavernas son quizás muy populares por su gran órgano Stalacpipe, hecho de estalactitas de diferentes tamaños para producir tonos similares a los de los xilófonos o campanas.

Las cavernas son de color amarillo, marrón o rojo a causa de agua, productos químicos y minerales. Las nuevos estalactitas que crecen de las viejas, y restos de carbonatos duros que ya una vez habían sido utilizados, son generalmente de color blanco, aunque a menudo de color rosa o de color ámbar.

En algunos tiempos, nichos y cámaras ya formados se llenaron completamente de agua, muy cargada de ácido, que luego poco a poco comenzaron a convertirse en la mayor parte del material más blando que compone las paredes, techos y pisos.

La única área en particular que muestra el alto nivel de agua es Elfin Ramble donde las marcas de agua de oscilación son muy visibles en el techo. La temperatura en el interior de las cavernas es uniformemente 54° F (12 grados centígrados). En la actualidad unas 500 mil personas visitan las cavernas anualmente en tours que comienzan cada 20 minutos.

Quizás en una hora se pueda hacer el recorrido pero los más curiosos pasan más tiempo en las profundidades, especialmente cuando se contemplan verdaderas ciudadelas reflejadas en el agua.

Es tanta la belleza natural dentro de las cavernas que hasta se realizan bodas en su interior, especialmente en la esquina de una de las cámaras donde se encuentra el órgano, una instalación con extensiones de cables eléctricos que emite sonidos que parecieran de ultratumba.

Hace más de 130 años que el gobierno de Luray construyó los puentes y pasadizos que permiten al visitante transitar ese mundo hacia el corazón de la Tierra. Durante la visita se baja a más de 160 pies de profundidad.

Bajo la superficie, las cascadas cristalinas ofrecen reflejos de luz, y las rocas han “esculpido” formas reconocibles como la de unos “huevos fritos”.

Al final del recorrido una laguna natural funciona como una fuente del deseo, en donde el visitante tira monedas o billetes para pedir sus deseos.

El dinero se recauda una vez al año y se usa para remodelaciones y mejoras de las cavernas, con montos que se acercan a los $30 mil.

El boleto de entrada a las cavernas permite visitar un bello museo de carruajes y autos de época; y un espacio de juguetes en el cual destaca una plataforma gigante con trenes eléctricos de distintos períodos.

Luray Caverns está a menos de dos horas del área metropolitana. En la 970 US Hwy 211 W, Luray, Virginia, 22835. Informes: 540-743-6551. Costo: $24 los adultos, $12 los niños. Boletos por adelantado en www.luraycaverns.com.

ÚLTIMAS NOTICIAS