WASHINGTON, DC.— Tempesto, la nueva montaña rusa que estremece a sus usuarios como si estuvieran en una verdadera tempestad, ya está en funcionamiento en el área de Festa Italia en Busch Gardens de Williamsburg, VA.

Esta atracción mueve a los más intrépidos hacia adelante y hacia atrás de la estación principal, a más de 60 millas por hora. Luego los carros suben hasta 154 pies para invertirse, dejarse caer y tomar curvas a toda velocidad, desafiando la gravedad en el aire.

Pero cualquier cosa que se pueda decir en estas líneas quizás se quede corta. Tempesto definitivamente hay que probarla. Eso sí. Las personas que sufran de vértigo o del corazón, primero consulten a su médico.

Pero no hay de qué preocuparse porque en este parque hay atracciones para todos los gustos.

En esta primavera, Busch Gardens, en honor a sus 40 años de fundado, abrirá al público su nuevo show “Roll Out The Barrel”, en el que los residentes de un pueblo alemán realizan un festival de la cerveza con músicos en vivo, cantantes y bailarines que se suman a los acróbatas voladores por los aires de la villa.

“Roll Out The Barrel” se sumó a London Rocks, Celtic Fyre y Mix It Up en los espectáculos teatrales exclusivos del parque.

Decorado en toda su extensión al viejo estilo de los países europeos, Busch Gardens es una combinación de montañas rusas, espectáculos musicales al estilo Broadway, restaurantes y más de 50 atracciones mecánicas.

El parque está localizado en el condado de James City, en Virginia, a unas tres millas al sureste del histórico Williamsburg.

Es muy popular por sus electrizantes montañas rusas, entre ellas Griffon, Alpengeist y el famoso Apollo’s Chariot, ganador en 2012 del cuarto lugar entre los mejores en su estilo por la publicación Golden Ticket Awards.

Sus extensas instalaciones abarcan unas 160 hectáreas y están divididas en países, cada uno con un estilo exclusivo de música y comida. Las atracciones en cada sección del parque están decoradas y se relacionan con el país en el que están localizadas. También hay un área llamada Jack Hanna’s Wildlife Reserve en la que convive una variedad de especies silvestres, incluidos lobos grises y águilas.

Niños y adultos se confunden caminando por las calles de Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Escocia e Irlanda o viajando en alguna de las dos atracciones que circulan alrededor del parque. Ellas son el “Skyride góndola” que transporta en funiculares entre el área de Sesame Street, Aquitaine y Rhinefeld y una réplica de trenes a vapor que viajan entre Heatherdowns, Festa Italia y New France.

Entre las montañas rusas más concurridas se encuentra Verbolten, que arranca desde un centro turístico alemán y hace un recorrido por una autopista. Un desvío inesperado lanza a los visitantes en la selva negra Verbolten y luego de pasar a gran velocidad por la oscuridad del bosque, los carros caen 88 pies hacia el Río Rin. Imperdible.

El Mäch Tower se ubica en Oktoberfest y pasando por Das Festhaus, se llega a esta gigantesca torre en la que un grupo de aventureros se levantan y dan vuelta hacia la estratosfera. De repente, en una ráfaga de viento y gritos, se sueltan. Es el recorrido más alto de Busch Gardens. Son 240 pies de adrenalina y emoción pulsante con vistas del parque.

Otras atracciones muy populares son Griffon, Apollo’s Chariot, Alpengiest, Battering Ram, Curse of Darkastle. Da Vinci’s Cradle, Escape From Pompeii, Loch Ness Monster y Roman Rapids.

Más información en el sitio www.buschgardens.com.

ÚLTIMAS NOTICIAS