COMPARTE

El 15 de septiembre comienza en Estados Unidos el Mes de la Herencia Hispana, un período de celebraciones en el que se organizan una larga lista de actividades culturales, sociales y educativas para reivindicar el legado de los hispanos en la cultura del país. Establecida en 1968 por el Presidente Lyndon B. Johnson como Semana de la Herencia Hispana, fue ampliada a su periodo actual de 30 días en 1988 por iniciativa de Ronald Reagan. Desde entonces, cada año se aprovecha esta fecha para reivindicar y homenajear a los hispanos de Estados Unidos, una comunidad que no para de crecer y que ya está formada por más de 54 millones de personas.

Estados Unidos ha sabido integrar y reforzar su identidad gracias a los hispanos. Su juventud, su impulso y su vitalidad marcarán el futuro del país y su peso es cada vez mayor. Su influencia puede verse en diferentes ámbitos de la sociedad como las empresas, los colegios, las universidades, los medios de comunicación, la política, las organizaciones civiles o las fuerzas armadas.

En 2015 el Mes de la Herencia Hispana comienza marcado por las desafortunadas declaraciones de Donald Trump, que han ayudado a incrementar su notoriedad durante las últimas semanas; pero sobre todo estará marcado por la visita de los Reyes de España, que serán recibidos en la Casa Blanca por el Presidente Obama y protagonizarán otros muchos actos. Entre ellos, el Rey Felipe VI recibirá los honores de Ciudadano Honorario otorgados a Bernardo de Gálvez, el héroe malagueño de la Guerra de Independencia americana, cuya figura ha sido por fin rescatada de los libros de Historia. Poco después, los Reyes viajarán a Florida, donde pasarán por Miami y San Agustín, considerada la ciudad más antigua de Estados Unidos (con el permiso de San Juan de Puerto Rico) que fue fundada por el asturiano Pedro Menéndez de Avilés hace ahora 450 años. Además, en los próximos días el Papa Francisco presidirá en Washington, D.C. la canonización del mallorquín Fray Junípero Serra, considerado como el padre de California y se convertirá en el primer santo hispano de Estados Unidos.

El llamado “gigante dormido” está despertando para siempre. Todavía algunos le temen, otros no son conscientes de que está aquí para quedarse, pero los hispanos forman parte no sólo del pasado de Estados Unidos, sino también del presente y de su futuro.

—————————————————————————————————————

Daniel Ureña es Presidente de The Hispanic Council, una organización con sedes en Madrid y Washington. http://www.hispaniccouncil.org/

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS