Basta una aplicación de un gel desarrollado mediante bioingeniería en el canal auditivo para curar una de las enfermedades más frecuentes y molestas de la infancia, las infecciones del oído medio u otitis.

Con esta nueva gota se administra todo un ciclo completo de terapia, haciendo que el tratamiento de esta enfermedad común sea mucho más sencillo y potencialmente más seguro. El invento ha sido posible gracias al trabajo de investigadores del Boston Children’s Hospital en colaboración con expertos del Centro Médico Eye and Ear de Boston. Los resultados han sido publicados en la revista Science Translational Medicine.

La infección del oído medio u otitis media afecta a casi el 95% de los niños, y es uno de los motivos más frecuentes de consultas pediátricas de urgencias. Además, es la principal razón para la prescripción de antibióticos pediátricos, pero, como la mayoría de los padres saben, la administración de antibióticos a niños varias veces al día durante 7 días es una tarea de enormes proporciones, sin olvidar los efectos adversos de los antibióticos en la flora intestinal de los pequeños.

Además, debido a que muchos do niños parecen mejorar a los pocos días del tratamiento, muchos padres a menudo suspenden el tratamiento antes de tiempo. Y el tratamiento incompleto y la recurrencia frecuente de otitis media (un 40% de los niños tiene cuatro o más episodios) fomenta el desarrollo de infecciones resistentes a los medicamentos. En estos casos, como se necesitan dosis más altas, los efectos secundarios como la diarrea, erupciones cutáneas y la candidiasis oral son cada vez comunes.

Daniel Kohane, investigador principal del estudio y director del Laboratorio de Biomateriales del Boston Children’s Hospital, explica que al administrarse en el conducto auditivo externo, el gel se endurece rápidamente y se mantiene en su lugar, dispensando los antibióticos poco a poco a través de la membrana del tímpano en el oído medio. “Nuestra tecnología permite que los antibióticos traspasen la membrana del tímpano en la cantidad suficiente para ser terapéutico, algo que hasta ahora era difícil de conseguir”, dice Kohane.

Porque hasta ahora el tímpano era una barrera impenetrable. Pero gracias a potenciadores de permeación químicos (CPE) el gel consigue que la dosis de fármacos lo atraviese. Los CPE son compuestos aprobados por la Agencia del Medicamento de EEUU (FDA) que son estructuralmente similares a los lípidos en el estrato córneo, la capa más externa de la membrana del tímpano. Los CPEs se insertan en la membrana y abren los poros moleculares que permiten a los antibióticos para filtrarse a través de ellos.

ÚLTIMAS NOTICIAS