COMPARTE

Continúa la novela del astro brasileño Neymar su posible partida del Barcelona hacia el Paris Sainte Germain por lo que figuras del fútbol mundial entre ellas su compatriota Ronaldinho Gaúcho, exjugador del equipo culé, le dan consejos al delantero, Gaúcho recomendó desde Honduras a Neymar da Silva, que “siga su corazón y sea feliz”.

A Neymar “solo puedo decirle que siga su corazón y sea feliz, que haga las cosas que su corazón le diga”, dijo Ronaldinho en Tegucigalpa, en donde participó en una rueda de prensa.

El futuro del atacante latinoamericano Neymar da Silva en el Fútbol Club Barcelona, entrenado ahora por Ernesto Valverde, está en entredicho por el interés del Paris Saint-Germain (PSG) francés en hacerse con sus servicios y su aparente disposición a pagar la cláusula de rescisión de 222 millones de euros.

Ronaldo de Assis Moreira, más conocido por “Ronaldinho Gaúcho”,campeón del mundo en 2002 con la selección de Brasil, llegó a Honduras para jugar el domingo un partido amistoso con los equipos locales Motagua y Real España y compartir sus experiencias futbolísticas con un grupo de niños en un campamento.

Por su parte el defensor del cuadro blaugrana Gerad Piqué volvió a hablar sobre el futuro de Neymar en una entrevista concedida a la ESPN: “Él no sabe qué hacer. Neymar y yo estamos muy unidos y yo quiero que se quede, pero también sé la situación en la que se encuentra”, dijo, reseñó DPA.

“En la actualidad, no sabe qué hacer y tratamos de ayudarle, hacemos equipo con los jugadores que están más cerca de él para que tome la decisión correcta”, afirmó.

“El ‘se queda’ fue para empujarle a que se quedase, vamos a ver qué va a pasa”, dijo.

“Depende de lo que él quiera, puede ir a todos los clubes del mundo: París, Barcelona, Chelsea y City. Todo el mundo lo quiere, pero debe decidir de acuerdo a sus prioridades: ¿qué quiere, más dinero o más títulos?”, explicó.

Todavía no se ha oficializado la marcha de Neymar del Camp Nou, pero todo apunta a ella. A menos que todo cambie a última hora, aunque el panorama es ahora mismo bastante desolador. Ahora bien, el club azulgrana no quiere dejar escapar a su estrella así como así. Promete guerra al Paris Saint-Germain, ya que según se ha conocido en la gira estadounidense, amenaza con denunciarle ante la UEFA si abona la cláusula del jugador, 222 millones de euros, al considerar que incumple con el juego limpio financiero que se exige desde hace tiempo.

El dinero del fichaje del brasileño no provendría en su totalidad de los fondos del club francés, sino de alguna sociedad de Catar, de donde Hamad bin Khalifa Al-Thani, propietario del PSG, es el emir. El Barcelona podría pedir a la UEFA que investigue el origen de ese dinero, al entender que ningún club europeo puede abonar la cláusula de rescisión de Neymar sin incumplir las reglas del ‘fair-play’ financiero establecidas por la propia federación continental.

El fichaje de Neymar le podría costar caro al PSG

Cabe recordar que, en 2014, la UEFA ya multó con 22 millones de euros al PSG por incumplimiento del ‘fair play’ financiero. Una nueva sanción no solo conllevaría una nueva multa económica, sino que también podría implicar la suspensión del club francés para disputar competiciones europeas.

El tema es el siguiente: el Barça no quiere sentarse a negociar por Neymar, sería un gesto de debilidad, más allá de entender en los despachos que el padre del muchacho hace tiempo que tiene acordado su pase al equipo de la Torre Eiffel. De hecho, los estados de ánimo barcelonistas han pasado por distintos ciclos: al principio hubo incredulidad, y después una etapa en la que imploraron al jugador que no se marchara, luego le pidieron que recapacitara, más tarde intentaron que sus compañeros le hicieran cambiar de parecer, y ahora, en vista de que el adiós toma forma, se niegan a abrirle la puerta sin más.

No se puede permitir Josep Maria Bartomeu ese lujo sin más. Sabe que cada pinchazo ahora es una puñada, ya que en las últimas fechas su cargo se ha debilitado de forma notoria. O se pone firme, o sangrará en el trono del Camp Nou. Por eso su mensaje ha fluctuado en las últimas fechas, consciente de que Neymar tiene bastante decidido irse en busca del sol tras vivir a la sombra de Messi. Quiere protagonismo, quiere ser el único astro, y cree que en París lograra la consagración mundial tras cuatro años rindiendo pleitesía al 10. Precisamente el dorsal que le encantaría lucir donde fuera.

Todo se concretará de un lado u otro tras los compromisos americanos. Salvo giro copernicano de última hora, salvo que Neymar decida dar un giro a su idea o el PSG se vea obligado a no poder seguir con la millonaria operación (222 millones de euros en traspaso, prima de fichaje y 30 de nómina anual), en cuanto pise Barcelona iniciará su mudanza.

COMPARTE