COMPARTE

Más de 6 de cada 10 estadounidenses han criticado al Congreso y al presidente Donald Trump por no hacer lo suficiente para evitar tiroteos masivos, según una nueva encuesta realizada entre el Washington Post y ABC News, aunque la mayoría de los estadounidenses continúa diciendo que estos incidentes reflejan más las dificultades en identificar y manejar los problemas de salud mental que las inadecuadas leyes sobre el control de armas.

Ficha técnica

La encuesta del Post y ABC se llevó a cabo del 15 al 18 de febrero entre una muestra aleatoria de 808 adultos alcanzados en celulares y teléfonos fijos con un margen de error de muestreo de más o menos cuatro puntos porcentuales.

En la encuesta, realizada después de que un pistolero asesinara a 17 personas en una escuela secundaria de Florida la semana pasada, más de tres cuartas partes de los encuestados, o 77 por ciento, dijeron que creen que un examen y tratamiento de los problemas de salud mental más efectivos podrían haber evitado el tiroteo.

La encuesta Post-ABC también revela que el 58 por ciento de los adultos dice que leyes de control de armas más estrictas podrían haber evitado el tiroteo en Marjory Stoneman Douglas High School, pero no hay aumento en el apoyo para prohibir las armas de asalto en comparación con hace dos años y la división partidista en esta política es tan dura como siempre. Sobre el tema de si permitiendo que los maestros lleven pistolas podría haber disuadido el alboroto, una propuesta que la Secretaria de Educación, Betsy DeVos, dijo que era una opción para las escuelas, el 42 por ciento dijo que estaba de acuerdo.

Si bien la encuesta ilustra las diferencias que existen en el país sobre cómo responder a la violencia armada, también resalta la intensa frustración con la falta de una respuesta política proveniente de Washington a pesar de una serie de tiroteos horribles en los últimos años.

En una señal de que esta presión puede pesar sobre Trump, la Casa Blanca anunció el lunes que “apoya” los esfuerzos que se hacen en el Congreso para mejorar las verificaciones de antecedentes para la compra de armas.

Una mayoría del 77 por ciento dice que el Congreso no está haciendo lo suficiente para evitar tiroteos masivos y el 62 por ciento dice lo mismo de Trump, según la encuesta. Al menos la mitad siente “firmemente” que el Congreso y el presidente no han tomado las medidas adecuadas. Las mayorías en todas las corrientes partidistas expresan su frustración con el Congreso, mientras que las opiniones de Trump están más divididas. Más de 8 de cada 10 demócratas y dos tercios de los independientes dicen que el presidente no está haciendo lo suficiente. Más de 6 de cada 10 republicanos dicen que Trump está tomando medidas suficientes para evitar tiroteos masivos, aunque más de una cuarta parte de los compañeros partidarios, el 28 por ciento, dice que no.

Se espera que cualquier respuesta legislativa o política al tiroteo en la escuela de Florida sea limitada: ni Trump ni los líderes republicanos en el Congreso, por ejemplo, han demostrado su apoyo a las propuestas para restringir las ventas de rifles de asalto estilo militar. Una propuesta similar fue impulsada por el presidente Barack Obama y los líderes demócratas del Congreso en 2013, pero no logró avanzar en el Congreso después de los tiroteos en Sandy Hook Elementary en Newtown, Connecticut.

El debate sobre qué deben hacer el Congreso y el presidente en respuesta a los tiroteos masivos enfrenta una vez más a Washington después de que Nikolas Cruz, de 19 años, presuntamente mató a 17 personas en su antigua escuela secundaria el miércoles pasado. Las autoridades acusaron a Cruz se usar su rifle de asalto AR-15 y disparar ronda tras ronda en aula de clase tras otra, lo que representa uno de los peores tiroteos de la nación en una escuela.

El uso de rifles semiautomáticos de gran potencia en tiroteos masivos recientes, incluido el perpetrado por Cruz, dice la policía, y en el asesinato de 58 asistentes al concierto el año pasado en Las Vegas, ha provocado llamados para que se restablezca la prohibición de 10 años de uso de armas de asalto que expiró en 2004.

Pero los estadounidenses están más o menos divididos sobre esta propuesta, con un 50 por ciento que apoya y un 46 por ciento que se open, un marcado contraste con el 80 por ciento que apoyó a la prohibición en 1994, el año en que se promulgó. El nivel actual de soporte es un poco diferente del 51 por ciento en 2016.

La caída en el apoyo para restringir las armas de asalto ha venido de todos los grupos partidistas, pero ha sido más dura entre los republicanos y los independientes. Mientras que más de 7 de cada 10 republicanos e independientes apoyaron la prohibición de las armas de asalto en 1999, la nueva encuesta Post-ABC encontró que el 45 por ciento de los independientes la apoyan ahora, cayendo al 29 por ciento entre los republicanos. Una mayoría del 71 por ciento de los demócratas apoya tal prohibición.

También existe una fuerte división partidaria sobre si las leyes de control de armas más estrictas podrían haber evitado los disparos de la semana pasada en Florida, lo que refleja fielmente el apoyo a tales restricciones. El 86 por ciento de los demócratas dice que las leyes más estrictas podrían haber evitado los asesinatos, en comparación con el 29 por ciento de los republicanos. Los independientes están en el medio, donde el 57 por ciento dice que leyes de control de armas más estrictas podrían haber prevenido el ataque.

Los asesinatos en Florida también han reavivado el debate sobre si se debería permitir que los maestros lleven pistolas en las escuelas, una idea que DeVos, aunque cuidadosa de no apoyar abiertamente esta iniciativa, dijo en una entrevista la semana pasada que el conservador Hugh Hewitt debería “ser parte de una conversación más amplia y sólida sobre cómo podemos evitar estas cosas en el futuro”.

Cuando se analizan las respuestas por partidos políticos, se observa que no existe acuerdo en que permitir que los maestros estén armados podría haber detenido el ataque. Un 59 por ciento de los republicanos dicen que podría haberlo hecho, en comparación con el 46 por ciento de los independientes y el 23 por ciento de los demócratas.

Los padres de niños en edad escolar difieren un tanto en esta pregunta. Una ligera mayoría, de 51 por ciento de los padres con hijos menores de 18 años que viven en su hogar, dicen que el tiroteo en Florida podría haberse evitado si los maestros pudieran portar armas de fuego, en comparación con el 38 por ciento de los estadounidenses sin niños pequeños. Hay una brecha parental más pequeña en apoyo de la prohibición de armas de asalto, una política respaldada por el 46 por ciento de los padres y el 51 por ciento de los que no son padres.

Los estadounidenses están más unificados al decir que la detección y el tratamiento mejorado de la salud mental podrían haber evitado el ataque de Florida, con más de las tres cuartas partes de demócratas, republicanos e independientes de acuerdo en esta cuestión.

Cuando se le preguntó acerca de los tiroteos masivos de manera más amplia, el público dice por un margen de aproximadamente 2 a 1 que reflejan problemas para identificar y tratar a personas con problemas de salud mental en lugar inadecuadas leyes de control de armas. En total, 8 de cada 10 republicanos dicen que los tiroteos masivos reflejan principalmente problemas relacionados con problemas de salud mental, como lo hacen más de 6 de cada 10 independientes. Una ligera mayoría de los demócratas, el 52 por ciento, dice que principalmente reflejan leyes de armas inadecuadas.

(Traducción El Tiempo Latino / El Planeta Media)

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS