Cobrar millones de dólares de impuestos pendientes y mejorar la flota de camiones recolectores de basura, encontrada arruinada casi en totalidad, son dos de los retos más grandes que enfrenta la nueva administración municipal de Soyapango.

El 1 de mayo pasado solo tres de 13 camiones recolectores funcionaban. Mes y medio después la cantidad de vehículos funcionando ha aumentado.

Las cuentas por cobrar de esa alcaldía ascienden a más de 70 millones de dólares, y el 60 por ciento de ese dinero es de impuestos que no se han logrado recaudar debido a errores en la Ley de Impuestos a la Actividad Económica de Soyapango.

En lenguaje contable se describiría: activo – pasivo = capital, y el tributo o impuesto se debe cobrar sobre ese último.

“La alcaldía ha sido ineficiente en la recuperación de la mora. Tenemos cuentas por cobrar por 70 millones de dólares, estamos creando las condiciones para comenzar a recuperar esa mora, eso es de años de no cobro, puede que allí hay deuda vencida que no se pueda cobrar. Ahorita la estamos clasificando, obviamente vamos a reportar a la Corte de Cuentas cada hallazgo, pero igual debemos empezar de una manera ágil a cobrar”, explicó Álvarez.

Con antecedente

Los deudores, según la municipalidad, son empresas y personas particulares.

“Quizás no es que la gente no quiera pagar los impuestos, en ocasiones es la forma que se quiso cobrar. La administración pasada se volvía hasta confiscatoria, era demasiado el impuesto, muchas empresas mejor fueron a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a ampararse y ganaron, eso nos indica y reafirma que la forma de cobro es inconstitucional”, comentó Álvarez.

Uno de esos casos ocurrió en 2016, cuando una empresa dedicada a distribuir lubricantes y combustibles recibió el amparo de la Sala de lo Constitucional, de la CSJ, contra los artículos 10 y 11 de la Ley de Impuestos a la Actividad Económica de Soyapango, se consideró que esos apartados violan el derecho a la propiedad.

De acuerdo con el alcalde Juan Pablo Álvarez, esos artículos de la referida normativa toman como base imponible el capital total de las empresas, no incluyen las deudas, que es lo correcto.

Fuente: El Salvador