Han pasado casi tres semanas desde que Iván Duque se convirtió en el sucesor de Juan Manuel Santos en Colombia. Aunque todavía falta un mes para que se posesione, el presidente electo ya tiene una agenda -no oficial- llena de compromisos. Comenzó por tender lazos con sus homólogos internacionales para tratar temas que serían prioritarios en su gobierno.

Esta semana conversó con el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, con quien habló del incremento de los cultivos ilícitos en el país, sobre la situación de Venezuela y sobre temas de desarrollo y seguridad.

“Yo nunca he hablado de intervenciones militares ni de propiciarlas. Lo que hay que hacer es ejercer presión diplomática contra la dictadura (en Venezuela)”, dijo Duque en Washington, a propósito de los rumores que circularon sobre el supuesto planteamiento de Trump de invadir el país caribeño.

El creciente y sistemático asesinato de líderes sociales tiene en alerta a todos los sectores políticos de su país. Diferentes voces de la oposición venían pidiéndole a Duque que se pronunciara respecto a los crímenes de los que están siendo víctimas los líderes comunitarios.

El exsenador aprovechó para referirse a esta situación. Prometió “cero tolerancia” ante la violencia que sufren líderes y expresó su “total rechazo” a los asesinatos de estos dirigentes cívicos. Duque habló a los periodistas en relación con el asesinato de cuatro de ellos en la última semana.

“Yo espero, como presidente de todos los colombianos, trabajar de la mano con las autoridades para que se hagan las investigaciones”, agregó el mandatario electo.

Twitter

Duque en España

Fuente: Semana/Efe