El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos reveló este viernes que los fuertes incendios que azotan California no cesan; todo lo contrario, su impacto ha crecido en las últimas horas, lo que ha acercado las llamas al parque Yosemite.

La tragedia, según informó AFP, ha visto cómo el incendio ha crecido casi el doble y solo un 7% de las llamas han sido controladas. Los estragos han sido tal que varios bomberos han resultado heridos en las labores.

El incendio Ferguson ocupa un área de poco más de 92 km2, detalló la fuente, equivalente a 22.000 acres de terreno.

Con más de 2.700 bomberos haciendo todo lo posible por calmar las llamas, dos de estos resultaron heridos. A esto se suma la muerte de Branden Varney, de 36 años, quien perdió la vida en un accidente mientras manejaba una excavadora.

Ante la problemática, las autoridades locales pidieron el desalojo de las zonas cercanas a campistas que esperaban pasar días en el lugar. Además, cerraron una autopista que cruzaba la región más afectada.

Con el incendio Ferguson, California espera no registrar tantas bajas como en verano de 2017, histórico para el estado por la muerte de alrededor de 40 personas por la cantidad de incendios que azotaron la Costa Oeste.