Para el Gobierno de Estados Unidos, Irán ha intensificado numerosos conflictos y a su vez de tratar de debilitar gobiernos en el Oriente Medio, lo que lleva al país norteamericano a nombrarlo como el principal estado patrocinador de terrorismo en el mundo.

Según el reporte anual del Departamento de Estado sobre el terrorismo global, Irán y sus aliados son responsables de fomentar violencia en Afganistán, Bahréin, Irak, Líbano y Yemen. El documento reporta un descenso de 24% en los ataques en todo el mundo entre el 2016 y el 2017. Eso se debió principalmente a una baja considerable en los ataques en Irak, donde el Estado Islámico ha sido mayormente desalojado.

El reporte añade que combatientes iraníes y milicias respaldados por Teherán, como Jezbolá en Líbano, han emergido envalentonadas de la guerra en Siria y con mayor experiencia de combate que buscarán usar en otras partes, reseña el portal web WIPR.