En un nuevo informe, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) detalló la visita que realizó a Costa Rica, para constatar la situación de los solicitantes de asilo nicaragüenses, que han tenido que huir del país a causa de la persecución que allá se vive.

La delegación que viajó al Costa Rica estuvo integrada “por el Comisionado Luis Ernesto Vargas Silva, el Relator sobre los Derechos de los Migrantes; La Secretaria Ejecutiva Adjunta María Claudia Pulido; así como especialistas de la Relatoría sobre los Derechos de los Migrantes, el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) y la Oficina de Comunicaciones de la CIDH”, según reseñó Q Costa Rica.

Durante la visita, la delegación de la CIDH tuvo la oportunidad de reunirse con el presidente de la república, Carlos Alvarado, para que en conjunto con el equipo de gobierno, les informaran de la situación en la que se encuentran los refugiados y además los ayudaran a identificar las razones que los obligaron a huir de Nicaragua.

En su investigación la comisión logró determinar que “el número de personas obligadas a trasladarse de Nicaragua a Costa Rica” aumentará “directamente relacionado con las etapas identificadas de la represión de la protesta social”, las cuales se han incrementado notablemente desde abril del presente año. Es por ello que las autoridades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitaron nuevamente al presidente de la nación detener la violencia, y la persecución política que tanto ha afectado la vida de los nicaragüenses.

Con información de Q Costa Rica