Tras la polémica que hubo por la licitación de la renovación de la flota de TransMilenio, el Concejo de Bogotá se decidió a marcar una ruta para que la ciudad pueda cumplir con el Acuerdo de París que consiste en reducir la contaminación y prevenir el cambio climático.

El proyecto de acuerdo 422 Y 441 DE 2018 busca adoptar medidas para “la promoción, el fomento y la masificación de la movilidad eléctrica y demás tecnologías cero emisiones directas de material particulado en Bogotá”. Para esto, la Secretaría de Movilidad tendrá la obligación de crear un plan de movilidad que lleve a que la ciudad pueda complir con las siguentes metas: a 2025 todos los vehículos nuevos del sistema de transporte público deberán ser eléctricos, a 2030 los carros oficiales y de carga y a 2040 todos los vehículos particulares de la ciudad. Adicionalmente durante la sesión el Centro Democrático incluyó una prohibición para que a 2036 ningún bus de transporte público pueda circular en Bogotá que no sea cero emisiones.

Diego Molano, concejal del Centro Democrático y uno de los autores del proyecto, le dijo a SEMANA que la ciudad dio un salto hacia una Bogotá más sostenible. “Uno de los problemas de la licitación de la renovación de la flota de TransMilenio es que no había un piso jurídico que obligara a la entidad a dar ese paso, con este acuerdo marcamos una ruta para futuras contrataciones”.

Emel Rojas señaló que en Bogotá el 60 por ciento de la contaminación proviene fuentes móviles, especialmente del diésel y la gasolina, por lo que la iniciativa definitivamente mejoraría la calidad del aire en la Capital. La concejala María Fernanda Rojas, también autora del proyecto, por su parte resaltó que 10,5 po rciento del total de las muertes que se presentan en Bogotá, son atribuidas a la contaminación del aire y generan costos estimados de 4,2 billones de pesos, por lo que el acuerdo era necesario.

El proyecto superó las diferencias ideológicas y contó con el apoyo de varias bancadas, entre estos estaban concejales del Polo, Alianza Verde, La U y Cambio Radical. Lo que sigue es que el proyecto de acuerdo sea aprobado en plenaria. Se espera que sea firmado antes de que termine este año.

Dentro de las medidas que tendría que pensar la Administración están los incentivos y beneficios para los proveedores y propietarios de carros eléctricos, la promoción del ingreso de taxis y buses eléctricos, la construcción de estaciones de carga eléctrica, divulgación y sensibilización a la ciudadanía.

Con información de Semana