El regreso del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, pone en prueba de fuego al régimen de Nicolás Maduro, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, (Cidh).

“Sin duda hay preocupación, yo creo que va a ser una prueba de fuego porque Maduro ha anunciado que podría o habrían promovido acciones judiciales contra Guaidó“, dijo el comisionado Francisco José Eguiguren, relator de Venezuela en el organismo interamericano.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ha prohibido salir del país a Guaidó, quien se trasladó a Colombia el 22 de febrero y tiene previsto regresar esta semana.

En opinión de Eguiguren, la detención de Guaidó supondría un paso siguiente en la represión política y pondría en evidencia que el Estado está usando su poder punitivo para perseguir judicialmente a disidentes políticos, una preocupación que ha expresado anteriormente el organismo.