La tradicional festividad brasilera, considerada la mayor fiesta al aire libre del mundo, estuvo llena de la crítica política y social, en la que se destacó el enaltecimiento a los héroes anónimos de Brasil y los homenajes a Marielle Franco, la concejala negra y lesbiana cuyo asesinato sigue impune un año después.

Asimismo, el Carnaval de Rio de Janeiro utilizó los espacios del Sambódromo para denunciar a través de la danza, los colores y la música, las prácticas corruptas que a lo largo de los años se han visto en Brasil para acceder al poder, una realidad que encontró eco en el público.

En la siguiente galeria podrá ver las mejores fotos de este esperado evento que paraliza Brasil por completo: