El sueño de todo tenista es coronarse en Wimbledon, el torneo de mayor tradición en el deporte blanco. El 13 de julio, la meta fue alcanzada por los colombiano Robert Farah y Sebastián Cabal, quienes se coronaron en el dobles masculino.

Las labores para tal hazaña fueron ante la dupla francesa conformada por Edouard Roger-Vasselin y Nicolas Mahut, a quienes superaron por 6-7 (5), 7-6 (5), 7-6 (6), 6-7 (5) y 6-3.

No fue un triunfo cualquiera, fue en la catedral del tenis y ante miles de fanáticos que celebraron como si fueran ellos el éxito suramericano.

El hecho no pasó debajo de la mesa, con el gobierno colombiano como anfitrión de la pareja, la cual fue condecorada con la Orden Nacional al Mérito, otorgada por el presidente Iván Duque a los ganadores.

“Ustedes le han llenado el corazón a todo un país que los admira, valora su tenacidad, disciplina, concentración, pero que sobre todo ve la pasión con la cual ustedes practican el deporte y siempre dejan en alto el nombre de nuestro país”, dijo el mandatario, según declaraciones tomadas por la agencia de noticias EFE.

“Todos queremos seguir viéndolos conquistar los grandes torneos del mundo (…) ustedes demostraron que tienen la capacidad de sobreponerse a cualquier adversidad”, siguió el jefe de Estado.