La familia de Joshua Kaleb Watson, una de las tres víctimas mortales del tiroteo desatado este viernes en una base aeronaval de Florida por un integrante de la Fuerza Aérea saudí, publicó su nombre e informó que el joven de 23 años murió como “un héroe”, pues ayudó a salvar la vida de otros.

La investigación del tiroteo, a cargo del FBI, se realiza en absoluto secreto y desde el viernes no se ha dado nueva información oficial.

Joshua Kaleb Watson, quien se había graduado recientemente en la Academia Naval, fue alcanzado por varios disparos, pero logró salir afuera del edificio donde estalló el tiroteo y “le dijo al primer equipo de salvamento llegado allí dónde estaba el atacante”, según escribió su hermano Adam en las redes sociales.

“Esos detalles fueron muy valiosos”, subrayó Adam Watson, quien no dudo en calificar a su hermano como un héroe. Con su vida salvó la de otros muchos.

De acuerdo a lo reseñado por la agenciad de noticias EFE, Watson es el primero de los muertos en el tiroteo que es identificado, aunque no lo han hecho las autoridades sino su propia familia.