COMPARTE

Horas antes de que Matt Bevin dejara el cargo de gobernador de Kentucky este mes, se acercó a David Barron, un defensor público de Frankfort, con una noticia sorprendente.

Bevin estaba dejando fuera del pabellón de la muerte a uno de los clientes de Barron, un asesino confeso que participó en un triple asesinato en 1983. Las dos sentencias de muerte del recluso serían conmutadas por cadena perpetua y podría salir en libertad condicional tan pronto como el año siguiente.

“Él creía que Leif Halvorsen salvó la vida de la gente y continuará salvando vidas”, dijo Barron, señalando que, mientras estaba tras las rejas, Halvorsen había recaudado dinero para los niños pobres y participaba en un programa para jóvenes con problemas.

Pero aliviar la sentencia de un asesino que contó con una mujer de 19 años entre sus víctimas fue uno de varios indultos y conmutaciones de sentencia que provocaron una feroz reacción nacional contra Bevin, quien también otorgó indultos a un hombre condenado por violar a una niña de 9 años; a un técnico condenado por meter en un barril el cuerpo decapitado de su compañera de trabajo; y a un hombre condenado por agredir sexualmente a un niño de 15 años.

Algunos de los que consultó TWP, dijeron que sus decisiones fueron el resultado de un profundo interés en los problemas del sistema de justicia penal. Mientras que Bevin dijo que se guio por su valor cristiano de perdón.

Pero los controvertidos perdones y conmutaciones también fueron el resultado del proceso de clemencia unilateral de Kentucky, que proporciona al gobernador un grado inusualmente grande de autonomía sin control para seleccionar qué reclusos reciben indulgencia.

El estado permite que las personas soliciten directamente a la oficina del gobernador la reducción de sus sentencias o la restauración de sus derechos. A diferencia de la mayoría de los estados, Kentucky no requiere que esas solicitudes sean revisadas por una junta. En muchos de los casos de Bevin, las familias de las víctimas no fueron notificadas.

Traducción libre de The Washington Post

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS