El juicio de destitución del presidente Donald Trump se encamina a una votación clave este viernes, que determinará si el Senado escucha o no a los testigos con las acusaciones de que el presidente presionó a Ucrania para que iniciara investigaciones para su propio beneficio político.

Los republicanos en el Senado confían cada vez más en que no se escucharán nuevos testimonios y pueden votar la absolución de Trump.

El jueves, la senadora Susan Collins (Maine) dijo que romperá con el liderazgo republicano y votará para escuchar a los testigos. Sin embargo, necesitará otros tres republicanos para votar con ella a favor de permitir nuevas pruebas. Hasta la noche del jueves se desconocía si alguien más de su partido la apoyaría.

El senador Lamar Alexander (R-Tenn.) Fue considerado un posible partidario de permitir el testimonio, pero anunció este viernes que está listo para finalizar el juicio; a pesar de que encontró el comportamiento de Trump “inapropiado”. Prefiere dejar el destino del presidente en manos de los votantes en las próximas elecciones.

“Que la gente decida”, dijo en un comunicado.

Algunos republicanos dijeron que esperan que el juicio se complete el viernes con una votación para absolver a Trump.

“Todavía nos sentimos muy positivos al respecto”, dijo el senador John Barrasso (Wyo.), líder republicano de tercer rango. “Cada vez más miembros dicen: ‘Estoy listo para ir a una [votación] final… He escuchado suficiente’”.

Una posibilidad externa es que el Senado se estanque en la cuestión de llamar a testigos. Eso pondría al presidente de la Corte Suprema, John G. Roberts Jr., en la posición de romper el empate, un papel que los demócratas lo instan a desempeñar. Pero hay poca expectativa de que Roberts intervenga en una cuestión políticamente tan espinosa y, en cambio, permitiría que el vínculo no dé lugar a que se citen testigos.

Es casi seguro que Trump se deleitará en una votación para absolverlo de los cargos de juicio político, pero los demócratas en la Cámara de Representantes han dicho que continuarán investigando al presidente. Además, sus rivales políticos esperan que las acusaciones formuladas contra él resuenen entre los votantes y ayuden a que solo tenga un mandato.

Trump fue señalado por la Cámara Baja en diciembre de abuso de poder luego de ser acusado de solicitar la ayuda del gobierno ucraniano para socavar a sus rivales políticos y obstruir la investigación del Congreso sobre sus acciones.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Fuente: The Washington Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *