El presidente Trump se prepara para expulsar a un oficial de seguridad nacional que testificó en su contra durante la investigación de la impugnación, después de que el jueves expresara su profunda ira por el intento de destituirlo de su cargo por sus acciones hacia Ucrania.

El Tte. Cnel. Alexander Vindman – un ayudante del Consejo de Seguridad Nacional que testificó durante las audiencias de destitución de los Demócratas de la Cámara – será informado en los próximos días, probablemente este viernes, por funcionarios de la administración que está siendo reasignado a un puesto en el Departamento de Defensa.

Vindman ya había informado a altos funcionarios de la NSC que tenía la intención de retirarse pronto de su asignación y dejar su puesto a finales de mes, según indicaron personas familiarizadas con su decisión a TWP.

Trump dejó claro el jueves que está dispuesto a hacer de su destitución una parte fundamental de su estrategia de reelección y poner de relieve su ira contra los líderes demócratas que encabezaron la acusación para destituirlo, así como contra los republicanos que no aceptaron la defensa de sus acciones a pesar de que fue absuelto por el Senado este miércoles.

En un evento en el Salón Este de la Casa Blanca, llamó a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, una “persona horrible” y se burló del senador Mitt Romney por ser un republicano con “ninguna señal de principios”, cuyo voto para condenar a Trump por cargos de abuso de poder nació no por principios sino por la amargura por su fallida candidatura presidencial de 2012.

El mandatario comenzó el día en el National Prayer Breakfast cuestionando las afirmaciones de los dos legisladores sobre el papel de la religión en sus vidas públicas.

“No me gusta la gente que usa su fe como justificación para hacer lo que saben que está mal. Tampoco me gusta la gente que dice, ‘Rezo por ti’, cuando saben que no es así”, declaró Trump en una sala llena de líderes religiosos.

Trump y sus aliados están considerando hacer algo más que lanzar indirectas a sus supuestos enemigos sobre la impugnación, como muestra la decisión sobre Vindman. Algunos de los asesores del presidente están discutiendo si quitar o reasignar a varios funcionarios de la administración que testificaron durante la investigación. Mientras tanto, los presidentes de los comités del Senado están intensificando su investigación sobre el trabajo de Hunter Biden en Ucrania cuando su padre, Joe, era vicepresidente.

Traducción libre de The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.