Brasil se prepara para celebrar un nuevo Carnaval en sus tierras, aunque este año sería el primero en el que tendrán que hacer frente a una fuerte enfermedad, que ya ha cobrado la vida de miles de personas en China y otras partes del mundo.

Este año las autoridades de Río de Janeiro esperan la visita de más de 1 millón de viajeros que planean disfrutar de las fiestas continuadas. La tarea este año, será prepararse para evitar la propagación con el nuevo coronavirus, que hasta el momento se ha expandido a unos 25 países.

En los días previos al Carnaval, las autoridades de Río informaron la implementación de un “plan de contingencia en la ciudad”, con el buscarán entrenar a un gran equipo de trabajadores de la salud para que sepan”cómo identificar y contener la nueva amenaza”.

“Es preocupante porque hay mucha gente circulando y muchos turistas llegando al país de todas partes del mundo”, declaró a Reuters, Patricia Guttman, quien es la funcionaria municipal de salud.



Crédito: FERNANDO MAIA / EFE

BRASIL. Foto cedida que muestra a integrantes de la comparsa «Desliga da Justiça», este sábado en la ciudad de Río de Janeiro

Guttman además dijo “que la ciudad había liberado unas 120 camas de hospital que podrían usarse” si se llegaran a detectar pacientes con coronavirus en la ciudad.

Hasta la fecha en América del Sur aún no se ha dado ningún caso confirmado del virus, ahora conocido como COVID-19.

Este miércoles, según informó Reuters, los trabajadores de salud de Río recibieron entrenamiento para saber cómo identificar a un paciente, portador del virus. “También practicaron cómo aplicar rápidamente máscaras faciales” a personas que presenten síntomas.

Con información de La Patilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *