Este martes se iniciaron las deliberaciones del jurado del juicio contra productor de cine de Hollywood, Harvey Weinstein, acusado de delitos sexuales por dos mujeres que aseguran que fueron violadas por el ganador de Óscar en Nueva York. Al final de la tarde no se produjo el veredicto que debe ser unánime para mandar a la cárcel de por vida al acusado.

El jurado, conformado por cinco mujeres y siete hombres empezó a sopesar la evidencia presentadas por la fiscalía de Manhattan que buscan probar más allá de la duda razonable que Weinstein violó a Jessica Mann en una habitación de hotel de Manhattan en 2013 y realizó sexo oral a la fuerza con otra mujer, la asistente de producción de televisión y cine Mimi Haleyi, en 2006.

Las otras cuatro mujeres que testificaron en contra de Weinstein, incluida la actriz Annabella Sciorra, forman parte del grupo que presentó la fiscalía como parte del esfuerzo para demostrar que utilizó las mismas tácticas para victimizar a muchas mujeres a lo largo de los años.

El testimonio de Sciorra, la actriz de “Los Soprano”, afirmó que Weinstein la violó en su apartamento en algún momento a fines de 1993 o principios de 1994. La acusación de violación de Sciorra se consideró demasiado vieja para ser acusada por sí misma, pero los fiscales la incluyeron en el caso para reforzar los cargos de agresión sexual depredadora.

Weinstein, de 67 años, se declaró inocente en el caso y niega cualquier acusación de sexo no consensuado.

Parecía visiblemente frustrado justo después de las 3 p.m., cuando el jurado solicitó copias de ciertas pruebas del juicio.

El jurado había enviado previamente una nota al juez solicitando el significado legal de términos como la obligación forzosa.

El jurado se encerró en la sala de la corte desde temprano en la mañana y solicitaron a lo largo de la jornada unas piezas de evidencias al juez. A finales de la tarde concluyó la sesión de este martes y fueron citados por el juez para el miércoles a las 9 AM.

La fiscalía sostiene que Weinstein trató a las mujeres que lo acusaron como “objetos descartables” y las hizo sentir avergonzadas y estúpidas a pesar de que él fue el culpable de todo lo ocurrido.