Si el pasado 31 de enero dejó una gran incertidumbre y expectativa por el futuro de Uber en Colombia tras su salida, la decisión de este jueves acentúo esta situación. Hoy la startup de intermediación de transporte estadounidense anunció su regreso al país con un nuevo modelo y nuevas funciones.

En un comunicado, la compañía aseguró que el nuevo modelo permitirá arrendar un vehículo con un conductor, bajo un acuerdo entre las partes al momento de la llamada.

Además, la startup lanzó en Colombia cinco nuevos servicios entre ellos el de por horas que permitirá a los usuarios “alquilar” un vehículo por el tiempo necesario; UberYa que brindará el servicio con conductor para movilizarse; Economy con alquiler de vehículos de modelos recientes, entre otros.

“Los desafíos en el camino nos motivaron a replantear el modelo. Esto fue justamente lo que comenzamos a hacer desde que supimos que teníamos que cesar el funcionamiento de la plataforma en Colombia el pasado diciembre, en cumplimiento con la SIC. Uber ha encontrado un modelo que permite operar dentro del marco legal colombiano mientras se avanzan en las discusiones sobre una regulación inteligente para las plataformas”, respondió la compañía.

De acuerdo con la empresa, el nuevo esquema de negocio también ayudará a mitigar las afectaciones producidas por el fallo de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y actúa bajo la normatividad vigente de transporte.

Pero, aunque la noticia seguramente cayó muy bien para los usuarios, nacen algunas dudas sobre cómo funcionará el sistema de alquiler y cómo logró la compañía llegar a esto.

En diálogo con Dinero, Uber aseguró que desde hoy la aplicación es un portal de contacto – intermediario- entre dos partes que firman un contrato de arrendamiento de un vehículo con conductor: “la persona que renta el vehículo tiene el “control operativo” del arrendamiento”, dijo.

Esto quiere decir que Uber migrará a ser un proveedor de tecnología que buscará vehículos con disponibilidad de arrendamiento y con conductor para que los usuarios puedan movilizarse en el país. De esta manera, el dueño del vehículo podrá alquilar su automóvil y prestar sus servicios como conductor por un costo determinado y según las condiciones que acuerden con los usuarios.

Según el documento del contrato realizado por Uber, el arrendador (conductor) entrega “a título de arrendamiento, y el arrendatario (usuario) recibe al mismo título, el uso y goce del vehículo, de manera temporal, en los términos y condiciones aquí contenidos. Las partes podrán acordar que el arrendamiento del vehículo incluya conductor provisto por parte de el arrendador en favor de el arrendatario”.

Para leer más, ingrese a Semana.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *