CASO. Roger Stone (der), exasesor del expresidente Trump, junto con su esposa Nydia (izq) en el segundo día de las deliberaciones del jurado en su juicio en el Tribunal de Distrito Federal de DC en Washington, DC, el 15 de noviembre de 2019. | Foto: Efe.

Fiscales y abogados defensores intercambiaron críticas en la corte federal este jueves acerca de la sentencia que Roger Stone, amigo del presidente Trump, deberá enfrentar por impedir una investigación del congreso sobre la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016.

La audiencia de sentencia parecía ser un asunto de alto perfil y con carga política y los primeros procedimientos estuvieron a la altura de las expectativas, ya que el presidente Trump utilizó su cuenta de Twitter para insinuar un indulto y sugerir que su aliado político estaba siendo tratado injustamente.

El juez que vio el caso reconoció desde el principio las disputas entre los fiscales sobre la pena de Stone y el presidente, por las advertencias de su fiscal general de no hacer nada en asuntos relacionados con la aplicación de la ley federal, terminó por tocarse en Twitter, cuando el presidente comparó a Stone con el ex director del FBI James B. Comey, el ex subdirector del FBI Andrew McCabe y la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, contra quien el presidente ha presentado cargos.

Twitter

Trump y el caso Stone

Los fiscales al principio parecían adoptar una postura bastante agresiva hacia Stone. Los que estaban en la corte el jueves no eran los cuatro fiscales asignados previamente al caso, pues recordemos que renunciaron por una disputa sobre qué pena debería recomendar el Departamento de Justicia. Pero los nuevos fiscales en la corte adoptaron los mismos argumentos técnicos de sus predecesores al principio de los procedimientos.

La Jueza de Distrito de los Estados Unidos Amy Berman Jackson reconoció la inusual situación al comienzo de la audiencia, diciendo que había revisado dos memorandos de sentencia presentados por el gobierno. El primero, presentado por fiscales de carrera inicialmente asignados al caso, recomendaba un plazo de siete a nueve años. El segundo, presentado después de que el Fiscal General William P. Barr interviniera personalmente, recomendaba un poco menos.

Jackson señaló que los fiscales “no han retirado el memorando inicial” y sugirió que la posición actualizada del gobierno era algo inusual.

“Para aquellos que se despertaron la semana pasada y se persuadieron de que las pautas son duras y que tal vez las sentencias no deben ser impulsadas por la aplicación estricta de una fórmula matemática… puedo asegurarles que los abogados defensores y los jueces han estado haciendo ese argumento durante mucho tiempo”, dijo. “Pero normalmente no conseguimos que el gobierno esté de acuerdo”.

En el tribunal, el Fiscal Adjunto de los Estados Unidos John Crabb pareció respaldar la misma lógica técnica que los fiscales habían utilizado para generar su recomendación en el primer memorando de sentencia.

Traducción libre de The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.