Los líderes del Congreso planearon este miércoles comenzar a diseñar un paquete de fondos de emergencia para lidiar con el nuevo brote de coronavirus, revelando una amplia diferencia entre los legisladores que han exigido más acción y una Casa Blanca que ha buscado una respuesta más mesurada.

Incluso los funcionarios del gobierno se han dividido internamente sobre cómo responder, con algunos funcionarios de salud instando a una mayor preparación del público, mientras que una serie de nombramientos políticos han tratado de minimizar cualquier riesgo.

El secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, quien compareció en una audiencia en el Congreso el miércoles, trató de aclarar que el riesgo a corto plazo para los estadounidenses era bajo, pero que el número de casos probablemente aumentaría.

“El riesgo en este momento es muy bajo para los estadounidenses (…) Desde una perspectiva de salud pública, técnicamente estamos en un estado de contención en los Estados Unidos. Siempre hemos sido claros… eso podría cambiar rápidamente”, dijo Azar a los legisladores de la Cámara..

Agregó que los funcionarios estadounidenses prevén que haya más casos de coronavirus en Estados Unidos.

La noche del lunes, la Casa Blanca solicitó $ 1,8 mil millones para tratar el coronavirus y $ 535 millones de ese monto se redirigirían de una cuenta designada para tratar el ébola. Pero funcionarios de la Administración Trump dijeron a los senadores el martes que sabían que su solicitud tendría que crecer, dijo un asistente del Senado que habló bajo condición de anonimato para describir las discusiones con la Casa Blanca.

Los demócratas y varios republicanos han denunciado que la solicitud de la Casa Blanca es insuficiente y apuntan a un paquete más sólido.

“Las reuniones bipartitas y bicamerales para resolver los detalles del suplemento de coronavirus comenzarán hoy”, dijo un asistente demócrata de la Cámara que habló bajo condición de anonimato para describir el proceso.

“El fuerte deseo de las cuatro esquinas es elaborar un proyecto de ley que financie con firmeza la respuesta a la pandemia y pueda obtener apoyo bipartidista. Dado que prácticamente no hemos recibido información de la Administración Trump, todavía estamos evaluando qué cantidad de fondos se necesita”, añadió.

El comentario de las “cuatro esquinas” se refiere a los cuatro principales apropiadores del Congreso, dos demócratas y dos republicanos.

El líder de la minoría en el Senado, Charles E. Schumer (D.-N.Y.), propuso el miércoles un plan de gastos de $ 8,5 mil millones, aunque aún no había recibido el apoyo de los demócratas de la Cámara.

Cuando se le preguntó sobre el plan de Schumer, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D.-California), dijo la mañana de hoy: “No lo he visto, pero me alegra que sea ambicioso”.

La lucha política se produce en medio de un aumento de los señalamientos entre la Casa Blanca y los demócratas sobre la respuesta al virus similar a la neumonía. El presidente Trump ha tratado de minimizar el virus en repetidas ocasiones, diciendo que se espera que el impacto en los Estados Unidos sea mínimo y quejándose de que la caída reciente del mercado de valores es culpa de los medios y de los demócratas.

Pero los demócratas y algunos republicanos han dicho que la respuesta de la Casa Blanca ha sido inadecuada y desorganizada. Trump planea reunirse con asesores principales sobre el coronavirus más tarde el miércoles y ha anunciado que realizará una conferencia de prensa a las 6:00 pm.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Fuente: The Washington Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *