El epidemiólogo privado Jorge Panameño es optimista en señalar que, cuando llegue el coronavirus a El Salvador, no causará mayores estragos, ya que su porcentaje de letalidad no supera el 3%, a diferencia de otros virus que ya circulan en el país centroamericano y que han generado más muertes, reseñó elsalvador.com.

Eso sí, considera que es necesario que se aproveche hasta el último minuto sin casos sospechosos para montar un plan articulado que permita hacerle frente a la enfermedad que, según dijo, llegará al país en algún momento. “La pregunta es cuándo llegará”, sostuvo.

¿Cómo ve el manejo de la emergencia y los protocolos de salud en el país ante el coronavirus?

—A este momento, a dos meses de emergencia, creo que se ha estado manejando apropiadamente, con la seriedad del caso. Hemos podido ver cuando se han publicado imágenes de la manera cómo se reciben nacionales que vienen de las zonas de riesgo. Nos habla que ha habido seriedad. Un poco, la situación sería ver más información al respecto, porque solo vemos ocasionalmente ciertas fotografías. Fuera de eso, se está abordando con seriedad.

¿Estamos preparados para la emergencia de llegar el virus?

—El punto aquí es si estamos o no preparados para una eventual situación que llegará a magnificarse con gran número de casos, y eso hay que discutir.

Eso dependerá de que se ejecute un plan específico…

—Sin duda que ya deben existir esos planes, pero son planes que tienen que ser dinámicos y ajustarse al flujo de información que se va dando cada día. Hoy tenemos algunos datos que resultan clarificadores. Me gustaría dejar algo claro, ¿cuál es el riesgo de morir de esta enfermedad? Es decir, ¿estamos ante una peste mortífera que podría despoblar el país? No. Afortunadamente, el índice de letalidad de la enfermedad que causa este virus anda entre el 2% y 3%, y ya al estudiarlo detenidamente resulta ser que 80% de los que desarrollan la enfermedad va a ser de una forma leve a moderada, que ni siquiera podría requerir hospitalización.

¿Qué pasa con la población vulnerable?

—Eso nos lleva a que el otro 20% se va a estratificar, siendo que el mayor riesgo de morir por la enfermedad va a estar arriba de los 70 u 80 años, donde puede llegar hasta el 15%. Pero ya estos datos nos permiten efectuar proyecciones y planificar un número probable de pacientes a tratar, que van a requerir un manejo y cuidados intensivos, que era lo que al principio nos angustiaba. Cumpliendo los protocolos que se van adaptando según la información, podemos manejar esto de una forma tal que se disminuya el impacto que pueda tener a nivel de sistema de salud.

Hay otros impactos como el económico, en el que hay que decretar un estado de cuarentena generalizado, en el cual se manda a que los ciudadanos estén en sus hogares y no se desplacen ni a su trabajo ni a sus centros de estudio, entonces eso va por etapas y son cuestiones difíciles de manejar, pero a nivel de lo que nos atemorizaba cuando todo esto comenzó, que podemos tener una mortandad, eso no es así.

¿Hay otro virus letales en el país?

—Tenemos otros virus circulando, incluso con mayor letalidad, como el de la influenza. En este momento hay circulación del virus de Influenza A, particularmente H1N1 y tipo B, que están viniendo del hemisferio Norte, de Canadá y Estados Unidos, que tienen una letalidad aún mayor que el coronavirus.

Y que han causado más muertes incluso…

—Incluso México registra en este momento una elevada letalidad. Ese problema está presente y, en nuestra región, a partir del inicio de las lluvias que se produce en mayo, vamos a registrar un incremento en el caso de influenzas, solo que ahora proveniente del hemisferio Sur, lo que puede ser disminuido a través del uso de vacunas.

¿Por qué es tan contagioso este virus?

—Eso obedece a factores genéticos del virus, de su genoma, que hace que exprese justamente unas estructuras, aquellas que le dan su nombre, que al observarlo en microscopía electrónica se ven unas pequeñas estructuras que parecen clavitos y que conformarían una corona, esas estructuras se llaman receptores, esos receptores tienen una gran habilidad de unirse a células humanas, y eso lo que le da la capacidad de contagio.

Si en algo este virus supera a los otros coronavirus que han causado problemas, como el SARS y el MERS, es en la contagiosidad, que en epidemiología se conoce como índice RO. Ese es el problema más grave en este virus. En Italia, en 24 horas, saltaron de tener 16 casos a 200 casos. Ahí reside el problema, porque todos los seres humanos somos susceptibles, porque es un virus nuevo, entonces nadie tiene anticuerpos protectores.

¿Existen vacunas?

—Esperanza de vacuna a corto plazo no existe, y si hubiera la capacidad de producirla haría que países como el nuestro tuvieran que hacer cola y estar en un lugar bien distante en la cola, pero si se maneja esto apropiadamente, podemos disminuir no notablemente el impacto.

¿Es seguro que el coronavirus llegue al país?

—Es casi probable que el virus llegue, pero cada día que pase es una oportunidad valiosa para irnos preparando, para ir acumulando procedimientos. Con lo que tenemos actualmente nos permite ir aclarando un poco más el panorama.

Fuente: elsalvador.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *