El alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, confirmó este lunes que la comuna cobrará un impuesto del 4 % en concepto de videovigilancia, algo que está incluido en el proyecto Smart City y que comprende tecnología e infraestructura para el combate a la inseguridad en la capital.

El edil sostuvo que este impuesto será cobrado, en su mayoría, a viviendas de “clase alta” y empresas.

“El costo de esto lo van a pagar viviendas de clase alta y empresas medianas y grandes que deberían recibir un ahorro significativo porque ya no van a necesitar su propio circuito cerrado de videovigilancia“, señaló, en la entrevista Frente a Frente.

Aseguró que las familias de clase media para abajo “no van a tener una incidencia significativa en esto; son centavos los que van a pagar en esto”. Agregó que la aplicación de dicha tasa se ha hecho con base en una ordenanza que ya existe.

El proyecto de videocigilancia cuenta con 1,335 cámaras, 420 postes nuevos más otros que se puedan utilizar para esos efectos, y una buena cantidad de fibra óptica y conexión inalámbrica.

“En términos absolutos eso significa un incremento de alrededor del 4 % de la recaudación total que hace la alcaldía, es decir, aún en términos absolutos es un incremento sumamente mínimo a cambio del retorno que esto va a tener para nuestra ciudad”, agregó.

El proyecto Smart City tendrá un costo de $84 millones a lo largo de 15 años, con una mensualidad que anda por los $400,000 a la empresa concesionaria del servicio, Eyetech Soluciones.

Muyshondt dijo la adjudicación de la empresa es por más de $40 millones menos de lo que había sido la última adjudicación en administraciones anteriores.

Fuente: El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *