El pasado domingo 8 de marzo en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, bajo el lema “Ni una más, ni una asesinada más”, aproximadamente 80 mil mujeres, vestidas de morado, tomaron las calles de la Ciudad de México para exigir el fin de la violencia de género y los feminicidios que se han registrado en ese país en las últimas semanas.

Según datos y estadísticas oficiales, aproximadamente nueve mujeres son asesinadas a diario en México.

Mujeres de todas las edades se manifestaron este domingo con fotografías de mujeres que han muerto y otras que se encuentran desparecidas así como con pancartas que llevaban mensajes que indicaban frases como: “Vivas nos queremos” y “México feminicida”.

Algunas manifestantes pintaron de rojo el agua de la fuente de la diosa romana, Diana, en la capital mexicana y la fuente de la diosa de la sabiduría, Minerva, en la ciudad de Guadalajara.

A través de las redes sociales se pudo observar un video de las manifestantes donde alrededor de una fogata gritaban que quien no brincara “era macho”.

Twitter

Mexico protesta

La mayoría marchó y reclamó sus derechos de manera pacífica, sin embargo algunos grupos de mujeres encapuchadas y vestidas de negro, vandalizaron comercios, monumentos históricos y hasta lanzaron cuatro bombas Molotov hacia Palacio Nacional.

Las autoridades notificaron que muchas de ellas habrían utilizado pistolas de agua con gasolina y artefactos explosivos caseros para prender fuego en distintos lugares de la ciudad, incluyendo la puerta Mariana, de Palacio Nacional.

Seis personas fueron detenidas por agredir a las manifestantes, mientras que 52 fueron atendidas por lesiones menores y 13 trasladadas a hospitales.

Una de las fotógrafas que se encontraba registrando los hechos, sufrió quemaduras de primer grado.

Datos del gobierno revelan que más de 3 mil 800 mujeres murieron de forma violenta durante el año pasado en México, lo que equivale a un 7% más que en el año 2018.

Miles han desaparecido sin dejar rastro, en los últimos años.

Los feminicidios ocurridos en México, generalmente se encuentran acompañados de violencia sexual y mucha brutalidad, de hecho, algunas de las mujeres que pasan por esta situación son quemadas y otras mutiladas.